Equipo médico realiza una cirugía a corazón abierto, durante un incendio en clínica.


Cuando se practicaba una cirugía a corazón abierto, se suscitó un incendio en una clínica de Rusia, sin embargo los médicos a cargo decidieron permanecer en el lugar hasta terminar la operación.

El grupo de cirujanos y ayudantes decidieron retirarse del edificio incendiado, únicamente cuando  concluyeron  la cirugía, la cuál fue un éxito, y solamente cuando el paciente fue estabilizado y se encontraba fuera de peligro.

En Blagovéshchensk Rusia, se originó un incendio donde los bomberos lucharon arduamente por sofocar las llamas, sin embargo durante el desarrollo del incendio se llevaba a cabo en el interior del edificio una cirugía cardíaca, por lo que el equipo médico a cargo decidió continuar hasta concluir la intervención con éxito.

Alrededor de 120 personas que se encontraban en el edificio realizando diversas funciones, además de 67 pacientes fueron evacuados de emergencia.

                                                                 

En medio del esfuerzo del equipo de bomberos por sofocar las llamas, el Ministerio de Situaciones de Emergencia dió una declaración sobre los hechos, notificando que un grupo compuesto por 8 miembros del personal médico y un paciente aún permanecían en el interior del edificio, ya que se llevaba a cabo una cirugía de carácter crítico.
Una vez concluido el procedimiento, los profesionales de la salud y el paciente finalmente salieron del lugar.

Personal de la clínica otorgaron declaraciones a la prensa local, afirmando que tanto médicos como el paciente se encontraban bien, además el paciente se encuentra recuperándose en la unidad de cuidados intensivos de otro hospital de la región hasta donde fue trasladado.

Posteriormente, cuando el incendio fue controlado, se entrevistó a Vícktor Nikitin, jefe del departamento de anestesiología y reanimación, el cual dijo:
“Pensar en abandonar a un paciente, es prácticamente un imposible para un médico.
Se debe permanecer junto al paciente hasta tener la certeza de que se encuentra seguro, después ver por la seguridad propia”- enfatizó el médico. Además narró que lograron disminuir la entrada del humo cerrando la puerta de la sala quirúrgica, y colocando sábanas húmedas en las aperturas que había.

Valentín Filátov, cirujano cardiovascular y jefe de la unidad quirúrgica a cargo también fue entrevistado, y dijo:
“Cuando una operación se está llevando a cabo, no debe detenerse, ya que en este tipo de situaciones no hay ninguna otra opción, la prioridad es salvaguardar la vida del paciente”.

El incendio tuvo su origen en el techo de la clínica, y la causa que lo propició se derivó de cableado eléctrico defectuoso y en mal estado.
La superficie dañada abarcó aproximadamente 1.600 metros cuadrados, y finalmente fue controlado.- manifestó en un informe el Ministerio de Emergencias ruso.

Debido al acto realizado por el equipo médico, el gobernador del lugar, Vasili Orlov, lanzó un decreto donde pedía que fuera condecorado el personal médico por el desafío al fuego, poniendo como prioridad la vida del paciente.


Like it? Share with your friends!

0 Comments