Suplementos de vitamina D, ayudan a reducir enfermedades autoinmunes.

A través de una reciente investigación, el grupo de científicos dió a conocer que los suplementos de vitamina D, poseen la capacidad de reducir el riesgo de enfermedades autoinmunes.

Karen Costenbader, autora principal del estudio, señaló:
“Esta es la primera evidencia directa que tenemos de que la suplementación diaria puede reducir la incidencia de EA y lo que parece un efecto más pronunciado después de dos años de suplementación con vitamina D”.

Este estudio de adultos mayores se ha convertido en la “primera evidencia directa” de protección contra la artritis reumatoide, la psoriasis y afecciones diversas.

Los expertos encontraron que las personas que tomaron vitamina D y ácidos grasos omega-3, tenían una tasa significativamente menor de enfermedades autoinmunes, como artritis reumatoide, polimialgia reumática, enfermedad tiroidea autoinmune, y psoriasis, que aquellas otras personas a las que se les administró un placebo.

Los resultados encontrados fueron dados a conocer a través de BMJ.

El grupo pudo comprobar los resultados a través del ensayo a gran escala, utilizando vitamina D y omega-3 (VITAL).

El estudio se llevó a cabo de forma aleatoria, y se le dió seguimiento a los participantes durante un período aproximado de 5 años.
Los investigadores pudieron darse cuenta que las personas que tomaron vitamina D o vitamina D y ácidos grasos omega-3 tenían una tasa significativamente menor de DA que las personas que tomaron un placebo.

Costenbader, autora e investigadora de la División de Reumatología, Inflamación e Inmunidad de Brigham, agregó:
“Es emocionante tener estos resultados nuevos y positivos para vitaminas y suplementos no tóxicos que previenen enfermedades potencialmente altamente mórbidas.

Esta es la primera evidencia directa que tenemos de que la suplementación diaria puede reducir la incidencia de EA y lo que parece ser un efecto más pronunciado después de dos años de suplementación con vitamina D.

Esperamos perfeccionar y ampliar nuestros hallazgos y alentar a las sociedades profesionales a considerar estos resultados. y datos emergentes al desarrollar pautas futuras para la prevención de enfermedades autoinmunes en adultos mayores y de mediana edad.

Ahora, cuando mis pacientes, colegas o amigos me preguntan qué vitaminas o suplementos les recomendaría que tomen para reducir el riesgo de enfermedades autoinmunes, tengo nuevas recomendaciones basadas en evidencia para mujeres de 55 años o más y hombres de 50 años o más.

Sugiero vitamina D 2000 UI al día y ácidos grasos omega-3 marinos (aceite de pescado), 1000 mg al día, las dosis utilizadas en VITAL”.

VITAL es un estudio de investigación aleatorio, doble ciego, controlado con placebo de 25871 hombres (de 50 años en adelante) y mujeres (de 55 años en adelante) en los EE. UU., realizado para investigar si tomar suplementos dietéticos diarios de vitamina D3 (2000 UI) o los ácidos grasos omega-3 (aceite de pescado Omacor, 1 gramo) podrían reducir el riesgo de desarrollar cáncer, enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares en personas que no tienen antecedentes de estas enfermedades.

Los participantes fueron asignados al azar para recibir vitamina D con un suplemento de ácidos grasos omega-3; vitamina D con un placebo; ácido graso omega-3 con un placebo; o solo placebo. Antes del lanzamiento de VITAL, los investigadores determinaron que también analizarían las tasas de DA entre los participantes, como parte de un estudio complementario.

JoAnn Manson, coautora y directora del ensayo principal en el Brigham, agrega:
“Dados los beneficios de la vitamina D y los omega-3 para reducir la inflamación, estábamos particularmente interesados ​​en saber si podrían proteger contra las enfermedades autoinmunes”.

Jill Hahn, becaria postdoctoral en Brigham, menciona acerca del estudio:

“Las enfermedades autoinmunes son comunes en los adultos mayores y afectan negativamente la salud y la esperanza de vida. Hasta ahora, no teníamos una forma comprobada de prevenirlos, y ahora, por primera vez, la tenemos.
Sería emocionante si pudiéramos verificar los mismos efectos preventivos en personas más jóvenes”.

Entre los pacientes que fueron aleatorizados para recibir vitamina D, 123 participantes en el grupo de tratamiento y 155 en el grupo de placebo fueron diagnosticados con DA confirmada (22 % de reducción).

Entre los que estaban en el brazo de ácidos grasos, la DA confirmada ocurrió en 130 participantes en el grupo de tratamiento y 148 en el grupo de placebo.

La suplementación con ácidos grasos omega-3 solos no redujo significativamente la incidencia de DA, pero el estudio encontró evidencia de un mayor efecto después de una mayor duración de la suplementación.

El estudio incluyó una muestra grande y diversa de participantes, pero todos los participantes eran mayores y es posible que los resultados no se puedan generalizar a personas más jóvenes que experimentan EA más temprano en la vida.

El ensayo también probó solo una dosis y una formulación de cada suplemento.

Los investigadores señalan que un seguimiento más prolongado puede ser más informativo para evaluar si los efectos son duraderos.

Los participantes respondieron cuestionarios sobre nuevos diagnósticos de enfermedades, incluida la artritis reumatoide, la polimialgia reumática, la enfermedad tiroidea autoinmune, la psoriasis y la enfermedad inflamatoria intestinal, con espacio para escribir todas las demás EA de nueva aparición.

Médicos capacitados revisaron los registros médicos de los pacientes para confirmar los diagnósticos informados.

Para profundizar más, pulsa ➡️ AQUÍ ⬅️

Suscríbete a nuestro Boletín Semanal