Parecen empaques de plástico pero están hechos a base de algas marinas

Sway, una startup que plantea reemplazar el plástico común por empaques a base de algas marinas.

Dentro del laboratorio de la startup Sway, con sede en el Área de la Bahía, una muestra de una pieza delgada de material transparente se parece al plástico que se usa normalmente en bolsas de compras y envoltorios. Otra muestra, verde y moteada, revela de qué está hecho realmente el material: algas, no los combustibles fósiles que se utilizan habitualmente en la producción de plástico.

“Pasé unos 10 años como diseñadora de sistemas de marca y embalaje, por lo que a menudo fui la responsable de incorporar los plásticos en un ecosistema de marca”

Dice Julia Marsh, cofundadora y directora ejecutiva de Sway, que recientemente anunció una ronda de financiación inicial de 2,5 millones de dólares. “Y eso se sintió realmente en desacuerdo con mi identidad como ambientalista y naturalista”.

El desafío del plástico para los envases es inmenso: millones de toneladas de plástico se filtran al océano cada año y gran parte de esa basura son envases.

El 95% del valor material del plástico se pierde después de su primer uso. Debido a que casi todo el plástico está hecho de combustibles fósiles, también es un contribuyente significativo al cambio climático.

Un informe reciente estima que en los EE. UU. la industria del plástico contaminará más que el carbón para fines de la década .

Mientras investigaba opciones, Marsh se dio cuenta de que las algas tenían potencial: no requieren tierra ni fertilizantes para crecer y a medida que crecen, ofrecen beneficios ambientales y sociales.

Debido a que el cultivo de algas en las costas de todo el mundo es una fuente importante de ingresos y empleo. “Se convirtió en una obsesión bastante rápido”, dice ella.

“Las algas son un material sostenible y bueno para el clima y el medio ambiente porque, como muchas plantas terrestres, desempeñan un papel importante en la eliminación de dióxido de carbono de la atmósfera y secuestran una cantidad significativa de carbono por año”, dijo Jan Yoshioka, director de inversión en Economía Azul.

“Más allá de sus beneficios de mitigación climática, muchas especies de algas marinas también son altamente efectivas para ayudar a mejorar la calidad y claridad del agua, al tiempo que reducen los impactos negativos de la escorrentía enriquecida con nutrientes y otra contaminación terrestre en los ecosistemas costeros”.

La startup todavía está optimizando su formulación y utilizará los nuevos fondos para pasar del laboratorio a una fase piloto.

Pero dice que el material ya es más fuerte que el polietileno normal de baja densidad, que a menudo se usa para bolsas de supermercado y películas de embalaje.

El plástico de las algas puede hacerse transparente, o en colores y texturas que provienen de las mismas, para las marcas que quieren hacer más obvio que no están usando plástico común. El equipo también ha realizado pruebas preliminares que muestran que el material se puede biodegradar rápidamente en un patio trasero.

“Queremos diseñar soluciones que hagan que el consumo consciente sea más accesible para todas las personas”, dice, “de modo que cuando interactúen con una bolsa minorista de Sway, tal vez haya mensajes que digan, ‘oye, adivina qué, estoy hecha de algas. 

Fuente 1 / Fuente 2

Suscríbete a nuestro Boletín Semanal