Pingüino Antártico viaja a 3,000 km de su hogar

Un pingüino viajó a 3,000 km de su hábitat natural en la Antártida y terminó en una playa en Nueva Zelanda.

El pingüino de Adelia (Pygoscelis adeliae) fue apodado por los lugareños como “Pingu”. Fue descubierto por un habitante del lugar que paseaba en la playa Birdlings Flat, ubicada en la costa este de la Isla Sur de Nueva Zelanda, Te Wahipounamu.

El habitante que lo descubrió, Harry Singh dijo:

“Primero pensé que era un juguete de peluche, de repente el pingüino movió la cabeza, así que me di cuenta de que era real. No se movió durante una hora y parecía agotado”

Su avistamiento es muy raro, siendo esta la tercera vez que observan un pingüino de Adelia en esta región. La primera vez que se observó un pingüino de esta especie fue en 1962 y la segunda en 1993.

El departamento de conservación de Nueva Zelanda dijo:

“Esta ave está muy lejos de casa y estaba un poco peor cuando fue descubierta en una playa de Christchurch”

El pingüino fue trasladado por expertos en vida silvestre y liberado cerca de la Península de Bank. Esto por la preocupación de que no se metiera al agua y se volviera presa fácil de depredadores que rondan la playa.

Suscríbete a nuestro Boletín Semanal