Prueban Terapia genética que previene la obesidad y desarrolla musculo sin hacer ejercicio ni dieta


  • Investigadores administraron una inyección de un virus que portaba un gen llamado folistatina, a ratones de 8 semanas de edad.
  • La terapia génica previno la obesidad, incluso cuando los ratones fueron alimentados con una dieta alta en grasas
  • Además ayudó a desarrollar fuerza y masa muscular significativa rápidamente.
  • A la vez que redujo la gravedad de la osteoartritis.

Generalidades del estudio de Terapia Genética con folistatina

Se trata de un estudio en fase experimental que se está desarrollando por científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis. Según los avances que se han obtenido hasta ahora, esta terapia genética podría ser capaz de prevenir la obesidad y desarrollar el tejido muscular, lo que sería útil para corregir la osteoartritis.

La protagonista de dicha terapia es la folistatina, misma que fue descubierta durante la década de 1980. En un principio se creía que esta proteína tenía su función en la reproducción humana, sin embargo, años más tarde se descubrió que también influye en diversos procesos celulares, tal como la proliferación del tejido muscular.

¿Cómo realizaron el experimento de Terapia Genética con folistatina?

Ruhang Tang, PhD, científico sénior en el laboratorio de Guilak y su equipo de investigación administraron una inyección de un virus que portaba un gen llamado folistatina, a ratones de 8 semanas de edad. El gen funciona para bloquear la actividad de una proteína en el músculo que mantiene el crecimiento muscular bajo control. Esto permitió a los ratones ganar masa muscular significativa sin hacer más ejercicio de lo habitual.

¿Resultados del experimento de Terapia Genética con folistatina?

A los ratones los mantuvieron sin ejercicio adicional y comiendo una dieta alta en grasas, a pesar de esto la masa muscular y fuerza de estos “super ratones” se duplicó.

Los ratones también tuvieron menos daño de cartílago relacionado con la osteoartritis, un menor número de células y proteínas inflamatorias en sus articulaciones, menos problemas metabólicos con un corazón y vasos sanguíneos más saludables que sus compañeros de camada que no recibieron la terapia génica. Otro dato que observaron es que los ratones fueron significativamente menos sensibles al dolor.

A los investigadores les preocupaba que la terapia génica pudiese resultar dañina para el corazón, ya que este es un músculo y cuando sus paredes se engrosan se conoce como hipertrofia cardíaca, esto no es algo bueno. Pero en estos ratones, la función cardíaca en realidad mejoró, al igual que la salud cardiovascular en general.

Farshid Guilak, investigador principal en la investigación declaró lo siguiente:

“Tuvo un profundo efecto en los ratones y mantuvieron su peso bajo control, lo que sugiere que un enfoque similar puede ser efectivo contra la artritis, particularmente en casos de obesidad mórbida”

Por lo anterior, los científicos se han mantenido explorando la posibilidad de que la terapia genética pueda servir como tratamiento para la osteoartritis al aumentar la masa muscular y disminuir la inflamación metabólica que se relaciona con la obesidad.

El estudio fue publicado en Sciencemag


Like it? Share with your friends!

1 comment, 3.6k shares