En tan solo 15 años se ha duplicado la cantidad de energía que retiene la tierra.

En menos de un par de décadas, la cantidad de calor que queda atrapado en la tierra se ha duplicado.

En el estudio llevado a cabo, se señala que el calor observado en la atmósfera es el doble que hace casi 15 años, la investigación fue realizada por la NASA y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE.UU.

Al respecto, el grupo de investigación mencionó que la variación de energía es bastante notable, lo que ha dado como resultado el observar las consecuencias de gran alcance debido a la absorción en exceso de energía por parte del planeta.
Norman Loeb, encargado de la investigación al respecto y científico de la NASA, dijo:
«Es un exceso de energía que está absorbiendo el planeta por lo que va a suponer un mayor aumento de las temperaturas y un mayor derretimiento de la nieve y el hielo marino, lo que provocará la subida del nivel del mar, todas ellas cosas que preocupan mucho a la sociedad».

Los resultados de la investigación fueron publicados hace poco tiempo en la revista Geophysical Research Letters, ahí se describe el desequilibrio energético de la Tierra, así como la gran diferencia entre la cantidad de energía solar que absorbe el planeta y la que se irradia al espacio, señalando que se ha duplicado aproximadamente entre 2005 y 2019.
El resultado fue bastante «sorprendente», agregó el equipo de investigadores.

¿Pero cuáles son o serían los efectos de este desequilibrio energético?

“Habría un aumento considerable en las temperaturas globales, ese es el efecto más simple y obvio, diferencias en las circulaciones atmosféricas, incluyendo más eventos extremos como las sequías».
Mediante el uso de satélites se logró medir el desequilibrio, descubriendo que el planeta retiene más energía de la que debería, provocando que el propio planeta aumente su temperatura. De ese exceso de energía, aproximadamente el 90% termina en el océano.
Lo anterior se traduce en el calentamiento de las temperaturas oceánicas, lo cual provoca una acidificación que termina afectando a la fauna y flora marina.
El resto de energía (10%) suele quedarse en la atmósfera.

Calentamiento global: el agua de mar se vuelve más ácida 0:47

El origen de este proceso de desequilibrio se debe en parte al efecto invernadero, mencionaron los investigadores. A medida que aumenta la temperatura del planeta, aumenta a la vez la cantidad de vapor de agua en la atmósfera, esto hace que la temperatura incremente más.

Norman Loeb narró que “el cambio provocado por el hombre está modificando la composición de la atmósfera, así como las fluctuaciones de los sistemas climáticos».

A manera de conclusión, el grupo de investigación advierte que la cantidad de calor que la tierra retiene debe disminuir, o el cambio climático seguirá aumentando de forma descontrolada.
El investigador menciona que ese período elegido por su equipo para llevar a cabo la investigación (2005-2019) es simplemente una “Instantánea” de lo que se vislumbra en un futuro respecto al cambio climático, señalando que se deben llevar a cabo más estudios y observaciones para poder comprender plenamente la tendencia a largo plazo.

«Mi esperanza es que el ritmo al que estamos viendo este desequilibrio energético disminuya en las próximas décadas, de lo contrario, vamos a ver cambios climáticos más alarmantes», finalizó.

Suscríbete a nuestro Boletín Semanal