Startup perforará 20 kilómetros en la corteza terrestre para obtener energía ilimitada

La startup Quaise Energy propone perforar lo suficientemente profundo como para liberar parte del calor que se encuentra dentro de nuestro planeta. Esta idea inició en 2018 y recientemente obtuvo $40 millones de dólares en fondos para continuar con sus planes.

La idea principal se basa en cambiar las brocas tradicionales por haces de luz de ondas milimétricas para vaporizar la roca en lugar de aplastarla. Estos taladros sin contacto podrían perforar agujeros de hasta 20 kilómetros de profundidad en la corteza terrestre.

A la profundidad que se planea llegar, la roca alcanza temperaturas superiores a los 370°C. De lograrse realizar esta perforación, se dejaría caer agua para convertirla en “vapor supercrítico” siendo expulsado a la superficie y utilizándose para impulsar turbinas que generan electricidad.

Vapor supercrítico

El vapor supercrítico es una cuarta fase del agua que no es ni líquida ni gaseosa y tiene algunas propiedades especiales. El agua supercrítica, por ejemplo, contiene de 4 a 10 veces más energía por unidad de masa y duplica su conversión en electricidad.

El cofundador y director ejecutivo, Carlos Araque dijo:

“Hoy tenemos un problema de acceso. La promesa es que, si pudiéramos perforar de 10 a 20 km de profundidad, básicamente tendríamos acceso a una fuente infinita de energía”.

La startup todavía necesita demostrar que su tecnología experimental funciona fuera del laboratorio y luego resolver el tipo de problemas que solo se vuelven relevantes cuando se trata de rocas hirviendo bajo una presión inmensa.

El analista de energía limpia en LucidCatalyst, Eric Ingersoll dijo:

“No solo obtienes más energía de tu pozo, obtienes más electricidad de esa energía”.

El principal objetivo de Quaise es la temperatura, no a la profundidad. En algunas partes del mundo, como Islandia, la roca alcanza las temperaturas requeridas de cinco a ocho kilómetros debajo de la superficie; pero en otros lugares, esas temperaturas solo se encuentran a 20 kilómetros bajo tierra.

Carlos Araque dijo:

“Queremos que la energía geotérmica sea viable sin importar en qué parte del mundo se encuentre, y para eso debe profundizar más. 20 kilómetros prácticamente te darán el 95 por ciento de la población del mundo”.

Entonces, lo primero y más importante es perforar lo suficientemente profundo, lo cual no será tarea fácil. De momento el proyecto está en sus primeras fases y es probable que se requiera años para lograr saber si vale la pena.

El motor geológico de la Tierra no está programado para morir hasta dentro de mil millones de años, y su energía está disponible desde cualquier punto de la superficie, siempre que se pueda excavar lo suficientemente profundo.

A medida que avanza la tecnología, la geotermia podría convertirse en una adición abundante y confiable a la combinación energética.

Suscríbete a nuestro Boletín Semanal