Pasta de hidrógeno se convierte en una opción para sustituir a los combustibles actuales.


El Instituto Fraunhofer de Tecnología de Fabricación y Materiales Avanzados IFAM de Dresde, ha desarrollado una nueva opción para ser utilizada como combustible en vehículos: pasta de  hidrógeno.
Este nuevo descubrimiento ofrece características similares e inclusive superiores a las ofrecidas por la gasolina en cuestión de autonomía, actualmente se está llevando a cabo su desarrollo y aplicación en vehículos pequeños como scooters eléctricos y motocicletas.

     

                            Imagen: IFAM.

La utilización de baterías cuyo funcionamiento se da mediante el hidrógeno, está tomando auge, convirtiéndose en una buena alternativa de los vehículos eléctricos, aunque actualmente el hidrógeno aún no es totalmente opcional para ser utilizado en vehículos pequeños, ya que se requiere de un tanque de almacenamiento reforzado, esto con la finalidad de que pueda soportar la presión generada durante el repostaje, la cual ronda los 700 bares.
¿Cómo solucionar este limitante?
La respuesta es precisamente: pasta a base de hidrógeno, nombrada como >> Powerpaste <<, y que está siendo desarrollada en el Instituto mencionado.
Esta pasta está compuesta por magnesio, el cual se ha combinado con hidrógeno, de esta manera se forma hidruro de magnesio, todo bajo un proceso llevado a cabo bajo una temperatura de aproximadamente 350ºC , y bajo una presión atmosférica entre 5-6 veces superior.

El producto final (la pasta) se resguarda en un contenedor, para ser utilizado en un vehículo simplemente se utiliza un émbolo, posteriormente se mezcla con agua procedente de un depósito, de esta manera se da el proceso de generación del hidrógeno gaseoso.
Este nuevo tipo de combustible ha arrojado resultados eficaces, lo anterior se debe a que aproximadamente el 50% del hidrógeno necesario procede de la Powerpaste y el otro 50% del agua.
Aunado a lo anterior, sus características lo convierten en un compuesto sencillo y seguro de utilizar.
La forma de recargar también resulta simple: se sustituye una cápsula vacía por otra nueva y se rellena un depósito con agua. Posteriormente la pasta inicia su proceso de descomposición en torno a los 250°C, de esa manera el automóvil puede ser sometido a usos prolongados, sin importar condiciones con temperaturas elevadas.

     

                                Imagen: IFAM.

El Dr. Marcus Vogt, investigador del IFAM, mencionó:

“Powerpaste almacena el hidrógeno en forma química a temperatura ambiente y presión atmosférica para liberarlo después a demanda.
El Powerpaste tiene una enorme densidad de almacenamiento de energía, sustancialmente mayor que la de un tanque de alta presión de 700 bares. Y en comparación con las baterías, tiene una densidad de almacenamiento de energía diez veces mayor. Esto significa que Powerpaste ofrece una autonomía comparable, o incluso superior, a la de la gasolina”.

Aunque inicialmente se está probando en vehículos de 2 ruedas, la pasta podría ser una opción viable y confiable para ser utilizada en los coches, vehículos de reparto etc, también con la finalidad se lograr extender la autonomía de los vehículos eléctricos alimentados por baterías.
Y no solamente ahí se detiene su uso, podría ser aplicada en una diversidad de campos, como por ejemplo la expansión de autonomía en los drones de gran tamaño, o para cubrir las necesidades energéticas de los campistas.
Como el Powerpaste no requiere de una infraestructura vital en cuanto a suministro, puede ser utilizado en zonas rurales y alejadas de la civilización.
Actualmente el IFAM se encuentra construyendo una planta de producción de Powerpaste, ubicada en el Centro de Proyectos Fraunhofer para el Almacenamiento de Energía y Sistemas ZESS en Braunschweig, en el centro-norte de Alemania, está nueva planta tiene contemplada una producción de hasta 4 toneladas al año.

Para profundizar más, pulsa >> AQUÍ <<


Like it? Share with your friends!

0 Comments