Oficialmente se está intentando Hablar con Ballenas mediante Inteligencia Artificial

El proyecto CETI dio inicio a la investigación para conversar entre especies en marzo de 2020. El objetivo principal era decodificar el canto de las ballenas, fijar un lenguaje y de ser posible responder a este.

Todo inició cuando un científico informático y un biólogo marino hablaban sobre las similitudes entre los clics de los cachalotes y el código morse. Después se unieron a un científico informático el cual les dijo que la Inteligencia Artificial podría ser empleada para analizar grandes cantidades de grabaciones de cachalotes para intentar encontrar algún patrón que se asemeje al habla.

La investigación aportaría bases respecto a si la comunicación constituye el lenguaje y si esta existe fuera de la especie humana.

La Dra. Valerie Vergara es una investigadora que dedica parte de su carrera a escuchar ballenas beluga parlanchinas, conocidas como los “canarios de los mares” por su naturaleza ruidosa.

En una entrevista explicó que las ballenas jóvenes emiten un balbuceo, mientras intentan aprender la vocalización de sus padres. La Dra. Valerie se especializa en firmas vocales de ballenas beluga, los investigadores piensan que su decodificación es fundamental para determinar si hablan y si esta “comunicación” es una conversación.

Para poder analizar la información se requiere de procesar muchos datos previamente recopilados y ya que la cantidad excede las posibilidades humanas, la Inteligencia Artificial entra en juego.

El modelo de lenguaje GPT-3 puede tener idea de lo que viene después de leer un título. Para lograr esto se requirió de 175 mil millones de palabras logrando “entender” el lenguaje humano y aun así se equivoca de manera desastrosa.

La base de datos actual de cachalotes asciende apenas a las 100,000 grabaciones. Teniendo como necesidad principal incrementar en gran medida la información recabada para lograr entrenar una red neuronal.

El investigador informático Michael Bronstein dijo:

Sin embargo, incluso una vez hecho esto, es cuestionable cómo las ballenas desprevenidas podrían recibir la tecnología. Tal vez simplemente responderían, “¡Deja de decir tonterías!”.

Suscríbete a nuestro Boletín Semanal