Ingenieros crean material más resistente que el acero pero ligero como el plástico.

Un equipo de ingenieros químicos del MIT ha creado un nuevo material que, afirman, es más resistente que el acero, pero tan ligero como el plástico.

Este podría ser un gran avance en las ciencias de los materiales, logrando objetos como piezas de automóviles o teléfonos móviles con capacidades extraordinariamente duraderas. El equipo de ingenieros dijo que incluso se puede producir fácilmente en masa.

El profesor de ingeniería química en el MIT y autor principal de un estudio Michael Strano dijo:

“Normalmente no pensamos en los plásticos como algo que podrías usar para sostener un edificio, pero con este material, puedes habilitar cosas nuevas”

“Tiene propiedades muy inusuales y estamos muy entusiasmados con eso”

El secreto son polímeros bidimensionales especiales que pueden organizarse en láminas. La mayoría, si no todos los demás polímeros, sólo pueden formar cadenas unidimensionales que luego se transforman en objetos tridimensionales.

Hasta ahora, los científicos han asumido que las láminas de polímeros bidimensionales son imposibles de formar. Pero con un poco de trabajo duro, los ingenieros pudieron hacerlo utilizando un proceso especial que involucra el compuesto de melamina.

Material extremadamente fuerte

El resultado es un material extremadamente fuerte y delgado denominado 2DPA-1 que es entre cuatro y seis veces más resistente a la deformación que el vidrio a prueba de balas. Además de ser el doble de difícil de romper que el acero, a pesar de tener solo una sexta parte de la densidad.

Michael Strano dijo:

“En lugar de hacer una molécula similar a un espagueti, podemos hacer un plano molecular similar a una hoja, donde hacemos que las moléculas se enganchen entre sí en dos dimensiones”

“Este mecanismo ocurre espontáneamente en solución, y después de que sintetizamos el material, podemos recubrir por rotación fácilmente películas delgadas que son extraordinariamente fuertes”.

Por si esto no fuera suficiente, el nuevo material tampoco permite que penetre ningún gas, lo que lo convierte en una opción mucho mejor para “proteger el metal en automóviles y otros vehículos, o estructuras de acero”.

El equipo ahora espera encontrar aún más materiales nuevos al hacer ajustes en la estructura molecular de sus láminas de polímero.

Suscríbete a nuestro Boletín Semanal