¿Cómo puedes saber si alguien está mintiendo, según la Psicología?

La mentira y el engaño son comportamientos humanos comunes. 

Hasta hace relativamente poco tiempo, ha habido poca investigación real sobre la frecuencia con la que la gente miente. Una encuesta de Reader’s Digest de 2004 encontró que hasta el 96% de las personas admiten mentir al menos algunas veces. 

Un estudio nacional publicado en 2009 encuestó a 1000 adultos estadounidenses y encontró que el 60 % de los encuestados afirmó que no mentía en absoluto. En cambio, los investigadores encontraron que aproximadamente la mitad de todas las mentiras fueron dichas por solo el 5% de todos los sujetos. El estudio sugiere que si bien las tasas de prevalencia pueden variar, es probable que exista un pequeño grupo de mentirosos muy prolíficos.

Virales: Cómo identificar rápido una mentira en un mensaje de texto

La realidad es que la mayoría de la gente probablemente mienta de vez en cuando. Algunas de estas mentiras son pequeñas mentiras piadosas destinadas a proteger los sentimientos de otra persona (“¡No, esa camisa no te hace ver gorda!”). En otros casos, estas mentiras pueden ser mucho más graves (como mentir en un currículum) o incluso siniestras (encubrir un crimen).

Mentir puede ser difícil de detectar

La gente es sorprendentemente mala detectando mentiras. Un estudio, por ejemplo, encontró que las personas solo podían detectar con precisión la mentira el 54 % del tiempo en un entorno de laboratorio, lo que no es impresionante si se tiene en cuenta una tasa de detección del 50 % por pura casualidad. 

Claramente, las diferencias de comportamiento entre individuos honestos y mentirosos son difíciles de discriminar y medir. Los investigadores han intentado descubrir diferentes formas de detectar mentiras. Si bien es posible que no haya una señal simple y reveladora de que alguien es deshonesto (como la nariz de Pinocho), los investigadores han encontrado algunos indicadores útiles.

Sin embargo, como muchas cosas, detectar una mentira a menudo se reduce a una cosa: confiar en tus instintos. Al saber qué signos pueden detectar con precisión una mentira y aprender a prestar atención a sus propias reacciones viscerales, es posible que pueda detectar mejor las falsedades.

Señales de mentira

Los psicólogos han utilizado la investigación sobre el lenguaje corporal y el engaño para ayudar a los miembros de la policía a distinguir entre la verdad y la mentira. Los investigadores de la UCLA realizaron estudios sobre el tema además de analizar 60 estudios sobre el engaño con el fin de desarrollar recomendaciones y capacitación para la aplicación de la ley. Los resultados de su investigación fueron publicados en el American Journal of Forensic Psychiatry . 

Señales de alerta de que alguien puede estar mintiendo

Algunas de las posibles señales de alerta que los investigadores identificaron y que podrían indicar que las personas son engañosas incluyen:

  • Ser vago; ofreciendo pocos detalles
  • Repetir preguntas antes de responderlas
  • Hablando en fragmentos de oración
  • No proporcionar detalles específicos cuando se cuestiona una historia
  • Comportamientos de aseo como jugar con el cabello o presionar los dedos contra los labios.

El investigador principal, R. Edward Geiselman, sugiere que, si bien detectar el engaño nunca es fácil, una capacitación de calidad puede mejorar la capacidad de una persona para detectar mentiras:

“Sin capacitación, muchas personas creen que pueden detectar el engaño, pero sus percepciones no están relacionadas con su capacidad real. Las sesiones de capacitación rápidas e inadecuadas llevan a las personas a analizar en exceso y a hacerlo peor que si se dejaran guiar por sus reacciones viscerales”.

Existen tres tipos de mentiras; ¿cuál es la que más usas? - EcoDiario.es

Consejos para identificar la mentira

Si sospecha que alguien podría no estar diciendo la verdad, hay algunas estrategias que puede usar que pueden ayudar a distinguir la realidad de la ficción.

No confíes solo en el lenguaje corporal

Cuando se trata de detectar mentiras, las personas a menudo se enfocan en el lenguaje corporal que “dice”, o sutiles signos físicos y de comportamiento que revelan el engaño. Si bien las señales del lenguaje corporal a veces pueden insinuar el engaño, la investigación sugiere que muchos comportamientos esperados no siempre están asociados con la mentira. 

El investigador Howard Ehrlichman, un psicólogo que ha estado estudiando los movimientos oculares desde la década de 1970, descubrió que los movimientos oculares no significan mentir en absoluto. De hecho, sugiere que el movimiento de los ojos significa que una persona está pensando, o más precisamente, que está accediendo a su memoria a largo plazo . 

Otros estudios han demostrado que, si bien las señales y los comportamientos individuales son indicadores útiles del engaño, algunos de los que se relacionan con mayor frecuencia con la mentira (como los movimientos de los ojos) se encuentran entre los peores predictores, entonces si bien el lenguaje corporal puede ser una herramienta útil en la detección de mentiras, la clave es comprender a qué señales prestar atención.

Concéntrese en las señales correctas

Un metanálisis encontró que, si bien las personas a menudo confían en señales válidas para detectar mentiras, el problema podría residir en la debilidad de estas señales como indicadores de engaño en primer lugar. 

Algunas de las señales de engaño más precisas a las que las personas prestan atención incluyen:

  • Ser vago: si el orador parece omitir detalles importantes intencionalmente, podría ser porque está mintiendo.
  • Incertidumbre vocal: si la persona parece insegura o insegura, es más probable que se perciba que miente.
  • Indiferencia: Encogerse de hombros, falta de expresión y una postura aburrida pueden ser signos de mentira, ya que la persona está tratando de evitar transmitir emociones y posibles mensajes.
  • Pensamiento excesivo: si la persona parece estar pensando demasiado para completar los detalles de la historia, podría deberse a que te está engañando.

La lección aquí es que, si bien el lenguaje corporal puede ser útil, es importante prestar atención a las señales correctas. Sin embargo, algunos expertos sugieren que confiar demasiado en ciertas señales puede afectar la capacidad de detectar mentiras. 

Pídales que cuenten su historia al revés

La detección de mentiras puede verse como un proceso pasivo. Las personas pueden suponer que solo pueden observar el lenguaje corporal y las expresiones faciales del mentiroso potencial para detectar “indicios” obvios. Al adoptar un enfoque más activo para descubrir mentiras, puede obtener mejores resultados.

Algunas investigaciones han sugerido que pedir a las personas que cuenten sus historias en orden inverso en lugar de en orden cronológico puede aumentar la precisión de la detección de mentiras. Las señales verbales y no verbales que distinguen entre mentir y decir la verdad pueden volverse más evidentes a medida que aumenta la carga cognitiva. 

Crítica de 'El engaño': Erotismo e intriga en una casa de ensueño

Mentir es más agotador mentalmente que decir la verdad. Si agrega aún más complejidad cognitiva, las señales de comportamiento pueden volverse más evidentes.

Decir una mentira no solo es más exigente desde el punto de vista cognitivo, sino que los mentirosos suelen ejercer mucha más energía mental para monitorear sus comportamientos y evaluar las respuestas de los demás. Les preocupa su credibilidad y asegurarse de que otras personas crean sus historias. Todo esto requiere una cantidad considerable de esfuerzo, por lo que si lanza una tarea difícil (como contar su historia en orden inverso), las grietas en la historia y otros indicadores de comportamiento pueden ser más fáciles de detectar.

En un estudio, 80 simulacros de sospechosos dijeron la verdad o mintieron sobre un evento escenificado. A algunos de los individuos se les pidió que reportaran sus historias en orden inverso, mientras que otros simplemente contaron sus historias en orden cronológico. Los investigadores encontraron que las entrevistas en orden inverso revelaron más pistas conductuales sobre el engaño. 

En un segundo experimento, 55 policías vieron entrevistas grabadas del primer experimento y se les pidió que determinaran quién mentía y quién no. La investigación reveló que los agentes encargados de hacer cumplir la ley detectaron mejor las mentiras en las entrevistas en orden inverso que en las entrevistas cronológicas. 

Confía en tus instintos

Sus reacciones viscerales inmediatas pueden ser más precisas que cualquier detección consciente de mentiras que pueda intentar. En un estudio, los investigadores hicieron que 72 participantes vieran videos de entrevistas con sospechosos de delitos simulados.  Algunos de estos sospechosos habían robado un billete de $ 100 de una estantería mientras que otros no, pero a todos los sospechosos se les dijo que le dijeran al entrevistador que no habían tomado el dinero.

Al igual que en estudios anteriores, los participantes no pudieron detectar mentiras de manera consistente, solo identificaron con precisión a los mentirosos el 43 % de las veces y a los que decían la verdad el 48 % de las veces. 

Fuente 1/ Fuente 2

Suscríbete a nuestro Boletín Semanal