Una keniana convierte el plástico en ladrillos mas fuertes que el hormigón

La startup “Gjenge Makers” con sede en Nairobi , fundada por Nzambi Matee, ha creado un material de construcción liviano y de bajo costo que está hecho de plástico reciclado con arena para hacer ladrillos que son más fuertes que el material de concreto.

¿Quién es Nzambi Matee?

Nzambi Matee, es una ingeniera de 29 años, con estudios en bioquímica, y ha inventado una nueva manera de usar los desechos en materiales sostenibles.

Con su iniciativa, Matee ha sido nombrada Joven Campeona de la Tierra 2020 ganadora de África en el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). El premio “proporciona financiación inicial y tutoría a ambientalistas prometedores que abordan los desafíos más urgentes del mundo”.

El proyecto de su empresa Gjenge Makers ha comenzado a utilizar el producto con adoquines aplicados en casas, escuelas o calles, el producto es altamente duradero y disminuye su costo de mantenimiento.

Su nueva empresa produce alrededor de 500-1000 ladrillos por día, “reciclando cerca de 500 kilogramos de residuos plásticos al día”.

El fundador de una startup keniana, Nzambi Matee, recicla plástico para fabricar ladrillos que son más fuertes que el hormigón

“Los desechos plásticos no son solo un problema de Kenia, sino que son un problema mundial”, dijo Nzambi Matee. “Aquí, en Nairobi, generamos alrededor de 500 toneladas métricas de desechos plásticos todos los días y solo una fracción de eso se recicla”.

“Decidimos qué más podemos hacer en lugar de quedarnos al margen y quejarnos. Esencialmente, las empresas tienen que pagar para deshacerse de los residuos, así que solucionamos ese problema, ese desperdicio esencialmente viene gratis”.

El Monopolita

En 2017, dejó su trabajo como analista de datos y montó un pequeño laboratorio en el patio trasero de su madre. Allí, comenzó a crear y probar adoquines, que son una combinación de plástico y arena.

Aunque sus vecinos se quejaron del ruido de la máquina que estaba usando, Matee esperó un año para desarrollar las proporciones adecuadas para sus adoquines.

“Cerré mi vida social durante un año y puse todos mis ahorros en esto”, dijo. “Mis amigos estaban preocupados”.

En el 2018, Nzambi Matee fundó Gjenge Makers, un negocio dedicado a la recolección de plásticos en Nairobi y sus alrededores. En aquel entonces, toda la basura recolectada por esta emprendedora y su equipo era vendida a plantas recicladoras encargadas de darle el tratamiento adecuado.

¿Cuál es el proceso de fabricación?

Explicando el proceso en detalle, su empresa obtiene los residuos plásticos de las fábricas de envases o los compra a otros recicladores, ella los mezcla con arena y usa el plástico como aglutinante.

La empresa cuenta con tres máquinas, la extrusora hace la mezcla de residuos plásticos, con arena, a muy altas temperaturas y luego la prensa los comprime.

“El plástico es de naturaleza fibrosa, por lo tanto, el ladrillo termina teniendo una resistencia a la compresión más fuerte”, agregó Matee. “Ahora mismo tenemos la capacidad de producir entre 1000 y 15000 ladrillos al día”.

“El plástico es un material que se utiliza y se malinterpreta”

Según la joven emprendedora, el plástico tiene un potencial “enorme” para trabajar con él, pero está “mal utilizado e incomprendido”.

“Es absurdo que todavía tengamos el problema de proporcionar un refugio decente, una necesidad humana básica”, continuó Matee, el plástico es un material que se utiliza y se malinterpreta, el potencial es enorme, pero su vida después de la muerte puede ser desastrosa”.

Las pavimentadoras de la empresa están totalmente certificadas por la Oficina de Normas de Kenia. Tienen un punto de fusión superior a 350 ° C y son mucho más resistentes que sus equivalentes de hormigón.

Matee, que se especializó en ciencia de los materiales y trabajó como ingeniera en la industria petrolera de Kenia, se inspiró para lanzar su negocio después de encontrarse de manera rutinaria con bolsas de plástico esparcidas por las calles de Nairobi.

El fundador de una startup keniana, Nzambi Matee, recicla plástico para fabricar ladrillos que son más fuertes que el hormigón

El plástico una oportunidad para aprovechar

“A través de prueba y error, ella y su equipo aprendieron que algunos plásticos se unen mejor que otros. Su proyecto recibió un impulso cuando Matee ganó una beca para asistir a un programa de capacitación en emprendimiento social en los Estados Unidos de América.

Con sus muestras de pavimentadoras empacadas en su equipaje, usó los laboratorios de materiales en la Universidad de Colorado Boulder para probar y refinar más las proporciones de arena a plástico “, explica en el sitio web del PNUMA .

“Debemos repensar cómo fabricamos los productos industriales y tratarlos al final de su vida útil”, dijo Soraya Smaoun, quien se especializa en técnicas de producción industrial con el PNUMA.

“Hasta ahora hemos reciclado 20 toneladas métricas y estamos buscando llevar ese valor a 50 para fines del próximo año financiero”, agregó.

Según el PNUMA, a nivel mundial, las personas compran 1 millón de botellas de plástico para beber por minuto, mientras que anualmente se utilizan hasta 5 billones de bolsas de plástico de un solo uso.

“La innovación de Nzambi Matee en el sector de la construcción resalta las oportunidades económicas y ambientales cuando pasamos de una economía lineal, donde los productos, una vez usados, se descartan a una circular, donde los productos y materiales continúan en el sistema el mayor tiempo posible. “

 

 

Fuente 1 / Fuente 2 

Suscríbete a nuestro Boletín Semanal