Un cazador furtivo murió en una estampida de elefantes.


 

En Sudáfrica un cazador dedicado a la cacería furtiva perdió la vida al ser arrollado por una manada de elefantes, durante una estampida.

Los hechos ocurrieron en el Parque Nacional Kruger de Sudáfrica, posteriormente a qué los guardianes iniciaran una persecución contra el hombre, el cual intentaba huir del sitio adaptado como un santuario.
El hombre perdió la vida de forma inmediata bajo el peso de los mamíferos, los cuales acabaron con él sin que representara ningún problema.

                   

Este tipo de lugares naturales protegidos en África, son constantemente amenazados por la presencia de cazadores furtivos, quienes buscan especies diversas que están bajo protección debido al peligro de extinción en que se encuentran, suelen buscar ejemplares para obtener elementos para vender en el mercado negro.
En este caso el cazador pretendía obtener cuernos de rinocerontes, sin embargo murió en la estampida de una manada de elefantes enfurecidos.

La actividad del Parque Nacional Kruger en Sudáfrica es altamente conocida a nivel mundial, ya que se le reconoce por contar con poblaciones extensas de rinocerontes y elefantes africanos de todo el continente.

                     
Lo que lo sitúa como una zona de interés para diversos grupos dedicados a actividades criminales, cuyo objetivo es obtener y vender piezas de cadáveres de animales en Asia, los cuales son comúnmente utilizados como afrodisiacos.

El fin de semana pasado se inició en el lugar una persecución para intentar detener al cazador, sin embargo, después de una ardua búsqueda los guardias del lugar pudieron darse cuenta de que el grupo de elefantes habían concluido el trabajo por ellos, por lo que no pudieron hacer más al respecto.
Son embargo, tenían conocimiento de que se trataba de 3 personas que pretendían cazar de forma ilegal,-según Isaac Phaahla, portavoz de Parques Nacionales de Sudáfrica (SANParks), “Fue gravemente pisoteado“.

                     
De los tres cazadores furtivos que se localizaban en el el sitio, uno murió, otro logró huir y el último fue capturado, y se encuentra bajo custodia.
Las autoridades manifestaron que los 3 se encontraban armados con armas largas (rifles) y también hachas para lograr su cometido (arrancar las piezas de los animales).
Sudáfrica es un lugar el cual no se encuentra excento de este tipo de actividades ilícitas,  ya que de forma cotidiana suele atraer anualmente a miles de  cazadores furtivos, los cuales pretenden obtener beneficios económicos a costa de ejemplares de especies protegidas y en peligro de extinción, Sudáfrica posee aproximadamente el 80 % de la población mundial de rinocerontes restantes.

La mayor parte de estos ejemplares tienen su hábitat en el Parque Nacional Kruger, lugar donde son monitoreados para que puedan vivir de una forma segura y evitar su extinción.
Los casos donde los cazadores furtivos suelen ser detenidos, son raros, ya que generalmente suelen causar daños a los animales, -Según Phaahla, las víctimas se elevan ocasionalmente a decenas de rinocerontes al día.
En esta ocasión no ha sido así, ya que uno de estos cazadores ha quedado bajo las patas rugosas de los mamíferos más masivos del África continental”.

 


 


Like it? Share with your friends!

0 Comments