Reducir la carne y productos lácteos podría ayudar a vivir hasta una década más

Un nuevo estudio ha encontrado que comer más sano podría prolongar la esperanza de vida entre seis y siete años en adultos de mediana edad. En adultos jóvenes, podría aumentar la esperanza de vida hasta en unos diez años.

Los investigadores reunieron datos que proporcionan un resumen de la salud de la población de muchos países. Combinándolos pudieron estimar cómo variaba la esperanza de vida con cambios continuos en la ingesta de: frutas, verduras, cereales integrales, cereales refinados, frutos secos, legumbres, pescado, huevos, lácteos, carnes rojas, carnes procesadas y bebidas azucaradas.

Con esta información los investigadores pudieron producir una dieta óptima para la longevidad, que luego compararon con la dieta occidental típica, que en su mayoría contiene grandes cantidades de alimentos procesados, carnes rojas, productos lácteos con alto contenido de grasa, alimentos con alto contenido de azúcar, alimentos preenvasados y bajo consumo de frutas y verduras.

Gracias a estos datos concluyeron que una dieta óptima incluía más legumbres (frijoles, guisantes y lentejas), cereales integrales (avena, cebada y arroz integral) y frutos secos, y menos carne roja y procesada.

Dieta optima

Encontrando que comer una dieta óptima a partir de los 20 años aumentaría la esperanza de vida en más de una década para mujeres y hombres de EE. UU., China y Europa.

También encontraron que cambiar de una dieta occidental a la dieta óptima a los 60 años aumentaría la esperanza de vida en ocho años. Para las personas de 80 años, la esperanza de vida podría aumentar en casi tres años y medio.

Ya que es difícil para las personas cambiar completamente la dieta, los investigadores calcularon una dieta que se encontraba entre la óptima y la típica. Descubrieron que incluso este tipo de dieta llamada “dieta de enfoque de viabilidad”, aún podría aumentar la esperanza de vida para los jóvenes de 20 años. Y en poco más de seis años para las mujeres y un poco más de siete años para los hombres.

La tabla muestra la cantidad típica de alimentos que las personas deben tratar de consumir diariamente en cada tipo de dieta.

Los resultados muestran que hacer cambios en la dieta a largo plazo a cualquier edad puede tener beneficios sustanciales para la esperanza de vida. Pero las ganancias son mayores si estos cambios comienzan temprano en la vida.

Suscríbete a nuestro Boletín Semanal