Los robots que enviaron a Fukushima han muerto


Los robots a control remoto enviados a la planta nuclear de Fukushima donde ocurrió el desastre en el 2011 (considerado el desastre nuclear más grande desde el accidente de Chernobyl de 1986) han muerto debido a las altas cantidades de radiación que destruyeron su cableado.

Para fabricar los robots tomaron años y estaban diseñados para poder nadar en los túneles bajo el agua y poder eliminar cientos de gotas extremadamente peligrosas de barras de combustible fundidas.

Se estima que hasta el momento el equipo de Tepco ha podido únicamente encargarse del 10% del desastre. Y es altamente importante que logren limpiar el desastre ya que la radiación se ha filtrado al Océano Pacífico.

Una medida paliativa que ha tomado Tepco es construir la más grande muralla de hielo en el mundo para contener la radiación y evitar que se siga filtrando, pero aun no la han terminado.

“Los reactores continúan filtrando radiación en el agua subterránea y por lo tanto al Océano Pacífico”, agregó Arnie Gundersen, un ex ingeniero nuclear que no está involucrado en el proyecto.
Tan pronto como los robots se acercaron a los reactores, la radiación destruyó su cableado y los hizo inútiles, causando largas demoras, cada robot es hecho a la medida para cada edificio, se tardan dos años en el desarrollo de cada uno.


Like it? Share with your friends!

0 Comments