Hongos de Chernobyl podrían usarse como un escudo contra la radiación en el espacio


Un equipo de investigadores de la Universidad de Carolina del Norte en Charlotte y la Universidad de Stanford ha probado la viabilidad del uso de un tipo de hongo que se encuentra creciendo en algunos de los reactores nucleares destruidos la central nuclear de Chernobyl para ver si podría proteger a los humanos que viajan al espacio.


Los llamados “hongos negros”, u hongos radiotróficos, aprovechan el poder de la melanina (el pigmento de la piel que nos ayuda a protegernos de la radiación ultravioleta) para convertir la radiación gamma en energía química para crecer.

Fuera de la magnetosfera protectora de la Tierra, los astronautas están expuestos a altos niveles de radiación cósmica, que en grandes dosis pueden penetrar en los tejidos y provocar enfermedades por radiación o incluso la muerte. Encontrar una manera para proteger a los exploradores de este peligro mientras viajan más lejos de nuestro planeta es primordial.

Los científicos informaron que el hongo, llamado Cladosporium sphaerospermum, fue enviado a la Estación Espacial Internacional (ISS) para su análisis.

Se estudió una pequeña muestra del hongo a bordo durante 30 días, cuyos resultados ahora se han publicado en el servidor de preimpresión bioRxiv.

La muestra de 2 milímetros de espesor en el experimento bloqueó alrededor del 2 por ciento de la radiación entrante. Sin embargo, una capa de 21 centímetros de grosor (8.3 pulgadas) probablemente sería suficiente para proteger a las personas en Marte, concluyen los autores del estudio. Pero el talento de los hongos no se detiene allí.

“Lo que hace que el hongo sea grandioso es que solo necesitas unos pocos gramos para comenzar, se autorreplica y se cura a sí mismo, por lo que incluso si hay una llamarada solar que daña significativamente el escudo de radiación, podrá volver a crecer en un pocos días “, dijo Nils Averesch, de la Universidad de Stanford, California, coautor del estudio.

En general, el estudio muestra algunos resultados prometedores, pero se necesita más consideración técnica antes de su implementación, continuó Averesch. Para empezar, el hongo no se podía cultivar al aire libre en Marte debido a las bajas temperaturas y su necesidad adicional de agua tendría que ser satisfecha.


Like it? Share with your friends!

5k shares

0 Comments