Hombre declarado muerto por tres médicos se despertó antes de su autopsia

Autoridades penitenciarias españolas estaban bastante desconcertadas después de que un preso que había sido declarado muerto por tres médicos diferentes se despertó en la morgue. Esto fue solo unas horas antes de que comenzara su propia autopsia.

El preso de nombre Gonzalo Montoya Jiménez de 29 años, fue encontrado inconsciente en su celda durante un pase de lista matutino el 7 de enero de 2018. Había sido trasladado a la morgue de un hospital en una bolsa para cadáveres cuando los patólogos escucharon algo extraño.

El preso cumplía condena por robo en el ala de máxima seguridad de la Penitenciaría Central de Asturias, en el noroeste de España. Fue atendido por primera vez por dos médicos de guardia en la prisión, después de que lo encontraran inconsciente en una silla de su celda, sin signos de violencia.

Al no detectar signos vitales, los médicos lo declararon muerto y, una hora después, un médico forense inspeccionó el cuerpo, coincidió con las primeras evaluaciones y emitió un tercer informe de muerte.

En la morgue los médicos se dieron cuenta de que algo andaba terriblemente mal. Para ese momento ya había pasado un tiempo en una cámara frigorífica para ayudar a preservar su cuerpo, y su piel había sido marcada con guías de bisturí en preparación para su autopsia inminente, momento en el que el cadáver equivocado se movió repentinamente.

El informe decía:

“Los médicos forenses comenzaron a escuchar ruidos provenientes del interior de la bolsa. Montoya no estaba muerto, todo lo contrario”.

“El forense procedió a abrir la bolsa y encontró al recluso aún con vida”.

Misterioso episodio

El hombre fue trasladado en una ambulancia a otro hospital para recuperarse del misterioso episodio, y finalmente se informó que estaba en una condición estable.

Un portavoz del Servicio Penitenciario español dijo:

“No puedo comentar lo que pasó, pero tres médicos han visto signos clínicos de muerte por lo que todavía no está claro en este momento exactamente por qué ocurrió esto”.

El día antes de que Jiménez fuera encontrado “muerto”, se quejó de sentirse enfermo y, aunque no se sabía exactamente qué causó su condición, los funcionarios describieron que su cuerpo mostraba signos de cianosis. Esta es una decoloración púrpura de la piel causada por mala circulación o falta de oxígeno – además del rigor mortis.

Los funcionarios del hospital dijeron a los medios españoles que la falsa muerte podría ser un caso de catalepsia. Esto sucede cuando el cuerpo entra en estado de trance o similar a una convulsión, mostrando pérdida de conciencia y sensación, junto con rigidez física.

No está claro cómo Jiménez se volvió cataléptico, aunque el prisionero experimentó  epilepsia y toma medicamentos para la afección. Su familia dijo que no siempre fue fácil para Jiménez cumplir con su horario de medicamentos en el encierro.

El hombre tardó 24 horas en recuperar el conocimiento en cuidados intensivos y comenzó a hablar, los médicos dijeron que era una buena señal. Cuando el “hombre muerto” se despertó, preguntó si podía ver a su esposa.

Suscríbete a nuestro Boletín Semanal