Descubren en Australia el fósil de un cocodrilo que comía dinosaurios

Un grupo de científicos en Australia anunció el descubrimiento de una nueva especie de cocodrilo del periodo Cretácico, la cual vivió hace 95 millones de años y entre su dieta se encontraba la de comer dinosaurios.

Nueva especie de cocodrilo (Foto: EFE)

En 2010, personal y voluntarios del Museo Australiano de la Era de los Dinosaurios de Winton (AAOD, por sus siglas en inglés) encontraron el fósil de este cocodrilo cerca de la Formación de Winton, el cual es un depósito geológico de aproximadamente 95 millones de años.

Los restos fosilizados se encontraron preservados dentro de una concreción de limolita blanda. Y a esta nueva especie de cocodrilo se le conoce como Confractosuchus sauroktonos. Es el segundo cocodrilo “asesino de dinosaurios” descubierto en Australia.

El Dr. Matt White, investigador asociado del AAOD, fue quien se encargó de dirigir el estudio de esta nueva especie. En esta labor también participaron científicos de la Universidad de Nueva Inglaterra y de la Organización Australiana de Ciencia y Tecnología Nuclear.

¿Cómo se realizó la investigación?

Ya que los huesos del cocodrilo dentro de la concreción eran demasiado frágiles para poder ser extraídos por métodos convencionales, los investigadores decidieron utilizar técnicas de escaneo de microtomografía de rayos X de neutrones y sincrotrones para así poder identificar y estudiar el material óseo.

Dinosaur discovered inside crocodile remains

El Dr. White utilizó los archivos de datos escaneados para realizar una reconstrucción en 3D de los huesos del Confractosuchus sauroktonos, los cual requirió 10 meses de procesamiento de computadora para preparar la muestra digital.

¿Cuáles fueron los resultados de este cocodrilo?

Con el estudio pudo revelarse que en el interior del estómago del Confractosuchus se encontraban los restos de un dinosaurio con cadera de pájaro, conocido como ‘Ornitópodo’, el cual pesaba unos 1.700 gramos, pero debido a que estaba parcialmente digerido, no se pudo saber el peso con precisión.

Artist's reconstruction of Confractosuchus devouring a juvenile ornithopod.

Si bien el Confractosuchus no se habría especializado en comer dinosaurios, no habría pasado por alto una comida fácil, como los restos del joven ornitópodo que se encuentran en su estómago”, comentó el Dr. White, añadiendo que el cocodrilo de agua medía alrededor de 2,5 metros de largo al momento de su muerte.

FUENTE    1    2

Suscríbete a nuestro Boletín Semanal