Descubren el corazón mas antiguo del mundo en pez gogo prehistórico de 380 millones de años

Los paleontólogos descubrieron recientemente un corazón de 380 millones de años preservado dentro de un pez prehistórico fosilizado.

Los investigadores dicen que el espécimen capturó un momento clave en la evolución del órgano de bombeo de sangre que se encuentra en todos los animales con columna vertebral, incluidos los humanos. El corazón pertenecía a un pez conocido como Gogo, un pez prehistórico que ahora está extinto.

El descubrimiento se publicó recientemente y se realizó en Australia Occidental. La profesora Kate Trinajstic, científica principal de la Universidad de Curtin en Perth, Australia, contó sobre el momento en que ella y su equipo se dieron cuenta de que habían hecho el descubrimiento más grande e inesperado de sus vidas.

Trinajstic recordó cómo su equipo estaba amontonado alrededor de la computadora y reconoció que “tenían un corazón” y prácticamente no podía creerlo. Ella dijo que “fue increíblemente emocionante”.

Cómo se preservó el corazón más antiguo

El equipo explicó cómo, por lo general, los huesos, en lugar de los tejidos blandos, se convierten en fósiles. Los minerales de la formación rocosa de Gogo han conservado gran parte de los órganos internos del pez, incluido el estómago, el hígado, el intestino y el corazón 3D más antiguo.

Trinajstic agregó que fue un momento crucial en la evolución, ya que el plan corporal era diferente en los primeros siglos en comparación con la actualidad debido a la evolución.

Colaboró ​​​​con el profesor de la Universidad Flinders de Adelaida, John Long. Los científicos describieron los hallazgos como “descubrimiento alucinante y asombroso”.

El profesor Long dijo que nunca habían sabido nada sobre los órganos internos blandos de los animales hasta este último descubrimiento.

Evolución del corazón de Gogo Fish

El pez Gogo es el primero de una clase de peces prehistóricos que se define como placodermos. Estos fueron los primeros peces en tener rasgos físicos como mandíbulas y dientes. Antes del Gogo, los peces no medían más de 30 centímetros, pero los placodermos podían crecer hasta 9 metros de largo.

Los placodermos fueron la forma de vida dominante en la tierra durante 60 millones de años, existiendo durante más de 100 millones de años antes de que los primeros dinosaurios caminaran sobre el planeta.

Los escaneos de los fragmentos del pez Gogo mostraron que su  corazón  era más complejo de lo esperado para estos peces primitivos. El Gogo tiene dos cámaras, una encima de la otra, de estructura similar al corazón humano.

Los científicos sugieren que esto hizo que el corazón del pez fuera más eficiente y se convirtió en un paso crítico que lo transformó de un pez de movimiento lento a un depredador de ritmo rápido.

Long dijo que esta era la forma en que Gogo podía subir la apuesta y convertirse en un depredador voraz.

Otra observación importante fue que el corazón estaba mucho más adelantado en el cuerpo que el de la mayoría de los peces primitivos. Se cree que la posición estuvo relacionada con el desarrollo del cuello del pez Gogo e hizo espacio para el desarrollo de los pulmones, y dio un paso más adelante en la línea evolutiva.

Museo  de Historia Natural de Londres La doctora Zerina Johanson, líder mundial en placodermos e independiente del equipo de Trinajstic, describió el estudio como un “descubrimiento extremadamente importante” que explica por qué el cuerpo humano es como es en la actualidad.

Así se acordó en la declaración del doctor Martin Brazeau, experto en placodermos del Imperial College London. 

“Es realmente emocionante ver estos resultados”.

Suscríbete a nuestro Boletín Semanal


Deja un comentario