Casco magnético encoge tumor cerebral en el primer caso del mundo

El glioblastoma es un tumor del sistema nervioso central de crecimiento rápido, generalmente se presenta en adultos afectando más al encéfalo que a la médula espinal, no es tratable y casi siempre es fatal.

Para tratar el cáncer se requiere quimioterapia y radioterapia intensiva a pacientes, pero los científicos pudieron haber encontrado una nueva forma de tratar esta enfermedad de manera no invasiva.

Un dispositivo que usa un campo magnético oscilante ha sido recientemente probado en un paciente de 53 años con un glioblastoma. El tumor se encogió en un 31% aunque el paciente falleció debido a un golpe en la cabeza no relacionado.

El resultado de la reducción del tumor se obtuvo al realizarle la autopsia al paciente. El neurocirujano David S. Baskin del Hospital Metodista de Houston dijo:

“Gracias al coraje del paciente y familia, pudimos probar y verificar la eficacia potencial de la primera terapia no invasiva para el glioblastoma del mundo”

“El generoso acuerdo de la familia de permitir una autopsia después de la prematura muerte de sus seres queridos. Haciendo una contribución invaluable al estudio y desarrollo de esta terapia potencialmente poderosa”.

 

Los investigadores ya han probado la reducción del volumen y masa de glioblastoma injertado en ratones en entorno de laboratorio.

Tratamiento

El tratamiento consiste en tres imanes que generan un campo magnético oscilante que según los investigadores interrumpe el transporte de electrones que usan las mitocondrias para llevar a cabo sus funciones pero esto solo ocurre en ciertos compuestos presentes en las células tumorales, no afectando a las células sanas.

Consiste en sesiones de dos horas diarias hasta aumentarlas a seis horas, durante 36 días en los cuales el tumor se redujo 31%. Los familiares informaron a los investigadores una mejora en el habla y la función cognitiva.

De momento los resultados son de un solo paciente y  son alentadores ya que la reducción del tumor fue consistente. Se espera probar el tratamiento en otros pacientes para demostrar su eficacia.

El neurocirujano David S. Baskin dijo:

“Nuestros resultados en el laboratorio y con este paciente abren un nuevo mundo de terapia no invasiva y no tóxica para el cáncer de cerebro, con muchas posibilidades interesantes para el futuro”.

El cáncer es una de las principales causas de muerte en el mundo. Actualmente los casos ascienden a 20 millones y aproximadamente la mitad de pacientes mueren por esta enfermedad, se estima que en 2040  los casos ascienden a 30 millones.

Suscríbete a nuestro Boletín Semanal