Revelan los secretos del envejecimiento de reptiles y anfibios

Un equipo internacional de 114 científicos revelan el estudio más completo sobre el envejecimiento y la longevidad hasta la fecha, que comprende datos recopilados en la naturaleza de 107 poblaciones de 77 especies de reptiles y anfibios en todo el mundo.

Entre sus hallazgos los investigadores informan que documentaron por primera vez que las tortugas, los cocodrilos y las salamandras tienen tasas de envejecimiento particularmente bajas y una vida útil prolongada para su tamaño. El equipo también descubrió que los fenotipos protectores, como los caparazones duros de la mayoría de las especies de tortugas, contribuyen a un envejecimiento más lento y, en algunos casos, incluso a un “envejecimiento insignificante”, o falta de envejecimiento biológico.

El autor principal y profesor asociado de ecología de poblaciones de vida silvestre, David Miller dijo: 

“Existe evidencia anecdótica de que algunos reptiles y anfibios envejecen lentamente y tienen una esperanza de vida prolongada, pero hasta ahora nadie ha estudiado esto a gran escala en numerosas especies en la naturaleza”

“Si podemos entender qué permite que algunos animales envejezcan más lentamente, podemos comprender mejor el envejecimiento en los humanos y también podemos informar estrategias de conservación para reptiles y anfibios, muchos de los cuales están amenazados o en peligro de extinción”.

En su estudio, los investigadores aplicaron métodos filogenéticos comparativos, que permiten la investigación de la evolución de los organismos, para marcar y recuperar datos, en los que los animales son capturados, etiquetados, devueltos a la naturaleza y observados. Su objetivo era analizar la variación en el envejecimiento y la longevidad de los ectotermos en la naturaleza en comparación con los endotermos (animales de sangre caliente) y explorar hipótesis previas relacionadas con el envejecimiento, incluido el modo de regulación de la temperatura corporal y la presencia o ausencia de rasgos físicos protectores.

Miller explicó que la “hipótesis del modo termorregulador” sugiere que los ectotermos, debido a que requieren temperaturas externas para regular la temperatura de su cuerpo y, por lo tanto, a menudo tienen metabolismos más bajos, envejecen más lentamente que los endotermos, que generan internamente su propio calor y tienen metabolismos más altos.

David Miller dijo:

“La gente tiende a pensar, por ejemplo, que los ratones envejecen rápidamente porque tienen un metabolismo alto, mientras que las tortugas envejecen lentamente porque tienen un metabolismo bajo”.

Sin embargo, los hallazgos del equipo revelan que las tasas de envejecimiento y la esperanza de vida de los ectotermos varían mucho por encima y por debajo de las tasas de envejecimiento conocidas para endotermos de tamaño similar, lo que sugiere que la forma en que un animal regula su temperatura (sangre fría versus sangre caliente) no es necesariamente indicativo de su tasa de envejecimiento o vida útil.  

David Miller dijo:

“No encontramos apoyo para la idea de que una tasa metabólica más baja significa que los ectotermos envejecen más lentamente”

“Esa relación solo era cierta para las tortugas, lo que sugiere que las tortugas son únicas entre los ectotermos”.

La hipótesis de los fenotipos protectores sugiere que los animales con rasgos físicos o químicos que les confieren protección, como armaduras, espinas, caparazones o veneno, tienen un envejecimiento más lento y una mayor longevidad. El equipo documentó que estos rasgos protectores, de hecho, permiten que los animales envejezcan más lentamente y, en el caso de la protección física, vivan mucho más tiempo para su tamaño que aquellos sin fenotipos protectores.

La coautora principal y profesora de biología integrativa, Anne Bronikowski dijo:

“Podría ser que su morfología alterada con caparazones duros brinde protección y haya contribuido a la evolución de sus historias de vida, incluido un envejecimiento insignificante, o la falta de envejecimiento demográfico, y una longevidad excepcional”

Beth Reinke, primera autora y profesora asistente de biología de la Universidad del Noreste de Illinois, explicó además:

“Estos diversos mecanismos de protección pueden reducir las tasas de mortalidad de los animales porque otros animales no los comen. Por lo tanto, es más probable que vivan más tiempo y eso ejerce presión para envejecer más lentamente. Encontramos el mayor apoyo para la hipótesis del fenotipo protector en las tortugas. Nuevamente, esto demuestra que las tortugas, como grupo, son únicas”.

Curiosamente, el equipo observó un envejecimiento insignificante en al menos una especie en cada uno de los grupos ectotermos, incluidas ranas y sapos, cocodrilos y tortugas.

Beth Reinke dijo:

“Suena dramático decir que no envejecen en absoluto, pero básicamente su probabilidad de morir no cambia con la edad una vez que ya no se reproducen”.

Miller agregó: “El envejecimiento insignificante significa que si la probabilidad de que un animal muera en un año es del 1% a los 10 años, si está vivo a los 100 años, su probabilidad de morir sigue siendo del 1%. Por el contrario, en las hembras adultas de los EE. UU., el riesgo de morir en un año es de aproximadamente 1 en 2500 a los 10 años y de 1 en 24 a los 80 años. Cuando una especie muestra una senectud (deterioro) insignificante, el envejecimiento simplemente no sucede”.

Suscríbete a nuestro Boletín Semanal