Los científicos anunciaron un gran avance para determinar el origen de la vida en la Tierra, y tal vez en Marte

Los científicos de la Fundación para la Evolución Molecular Aplicada anunciaron que el ácido ribonucleico (ARN), un análogo del ADN que probablemente fue el primer material genético para la vida, se forma espontáneamente en vidrio de lava basáltica. Este tipo de vidrio abundaba en la Tierra hace 4,350 millones de años. Hoy en día se han conservado basaltos similares de esta antigüedad en Marte.

El coautor del estudio, Stephen Benner dijo:

“Las comunidades que estudian el origen de la vida han divergido en los últimos años”

“Una comunidad está revisando preguntas clásicas con esquemas químicos complejos que requieren una química compleja realizada por químicos experimentados”

Debido a la complejidad de esta química, no puede explicar cómo se originó realmente la vida en la Tierra.

Por el contrario, el estudio de la Fundación tiene un enfoque más simple. Un estudio dirigido por Elisa Biondi muestra que las moléculas largas de ARN, de 100 a 200 nucleótidos, se forman cuando los nucleósidos trifosfatos no hacen más que filtrarse a través del vidrio de basalto.

Un científico de la Tierra que también participó en el estudio, Steven Moizsis dijo:

“En ese momento, el vidrio de basalto estaba en todas partes de la Tierra”

“Durante varios cientos de millones de años después de la formación de la Luna, los impactos frecuentes, combinados con abundante vulcanismo en el joven planeta, formaron lava basáltica fundida, la fuente del vidrio basáltico. Los impactos también evaporaron el agua para formar tierra, proporcionando acuíferos donde se podría formar el ARN“.

Los mismos impactos también generaron níquel, que el equipo demostró que produce trifosfatos de nucleósidos a partir de nucleósidos y fosfato activado, que también se encuentran en el vidrio de lava. El borato (como el bórax), también derivado del basalto, controla la formación de estos trifosfatos.

Los mismos impactadores que formaron el vidrio también contrajeron la atmósfera a corto plazo con sus núcleos metálicos de hierro y níquel. En tales atmósferas, se forman bases de ARN, cuyas secuencias almacenan información genética. El grupo había demostrado previamente que los nucleósidos se forman a partir de una simple reacción entre la ribosa del fosfato y las bases de ARN.

El científico que no participó en este estudio pero está desarrollando un instrumento para detectar polímeros genéticos alienígenas en Marte, Jan Spaczek dijo:

“La belleza de este modelo es su sencillez. Puede ser probado por estudiantes de secundaria en la clase de química”

“Mezcla los ingredientes, espera unos días y encuentra el ARN”.

Las mismas piedras resuelven otras paradojas de la creación de ARN a lo largo del camino desde las moléculas orgánicas simples hasta el primer ARN. “Por ejemplo, el borato controla la formación de ribosa, la letra ‘R’ en el ARN”, agregó Benner. Este camino comienza con carbohidratos simples, que “no pudieron” formarse en la atmósfera sobre la Tierra primitiva. Fueron estabilizados por dióxido de azufre volcánico y luego llovieron sobre la superficie para crear depósitos de minerales orgánicos.

Por lo tanto, este trabajo completa el camino de la creación de ARN a partir de pequeñas moléculas orgánicas que casi seguramente estaban presentes en la Tierra primitiva. El modelo geológico unificado pasa de moléculas de uno y dos carbonos a moléculas de ARN lo suficientemente largas como para sustentar la evolución darwiniana.

Quedan preguntas importantes”, advierte Banner. “Todavía no sabemos cómo todos los componentes básicos del ARN llegaron a tener la misma forma general, y esta relación se conoce como homoquiralidad”. De manera similar, los enlaces entre nucleótidos pueden ser variables en el material sintetizado en vidrio de basalto. La importancia de esto no se conoce.

Marte es relevante para esta declaración porque los mismos minerales, vidrios e impactos también estuvieron presentes en Marte de esa antigüedad. Sin embargo, Marte no se vio afectado por la deriva continental y la tectónica de placas, que enterraron la mayor parte de las rocas de la Tierra de más de 4 mil millones de años. Así, las rocas de aquella época permanecen en la superficie de Marte. Las misiones recientes a Marte han encontrado todas las rocas requeridas, incluido el borato.

Stephen Benner dijo:

“Si la vida se originó en la Tierra de una manera tan simple, entonces probablemente apareció en Marte. Esto hace que sea aún más importante buscar vida en Marte tan pronto como podamos”.

Suscríbete a nuestro Boletín Semanal