Las emisiones mundiales de carbono han bajado un 17% debido a la actual pandemia


  • Las emisiones diarias de dióxido de carbono en todo el mundo disminuyeron aproximadamente 18.7 millones toneladas.
  • El cambio para el resto del año en las emisiones de carbono dependen de la duración y el alcance del confinamiento, el tiempo que tomará reanudar las actividades normales y el grado en que la vida reanudará su curso.
  • Una vez que todo se reanude no habrá un impacto a largo plazo, a menos que los gobiernos le den prioridad a inversiones e infraestructura para reducir las emisiones.

La pandemia de COVID-19 forzó a los países del mundo a pedir a su población que permanezca en sus casas, cerrar fronteras, y bajar las actividades económicas, lo cual produjo cambios en los patrones de consumo y disminuyó los transportes.

A principios de abril cuando hubo más confinamientos de coronavirus, las emisiones diarias de dióxido de carbono en todo el mundo disminuyeron en aproximadamente 18.7 millones de toneladas es decir un 17% en comparación con las emisiones diarias promedio del año pasado, cayendo a los niveles que se observaron por última vez en 2006, según un estudio publicado en Nature Climate Change.

El impacto anual en el 2020 de las emisiones de carbono dependerá de cuánto se prolonguen las restricciones, las estimaciones más bajas serían -4% si para mediados de junio el mundo vuelve a las condiciones pre pandémicas, un estimado alto sería -7% si se continúan algunas restricciones en todo el mundo hasta finales del 2020.

a- Emisiones diarias medias anuales en el período 1970–2019 (línea negra), actualizado del Global Carbon Project1,3 (Métodos), con una incertidumbre de ± 5% (± 1σ; sombreado gris). La línea roja muestra las emisiones diarias hasta finales de abril de 2020 estimadas aquí. b- Emisiones diarias de CO2 en 2020 (línea roja, como en a) según el IC y el cambio correspondiente en la actividad para cada nivel de IC (Fig. 2) y la incertidumbre (sombreado rojo; Tabla 2). Las emisiones diarias en 2020 se suavizan con un filtro de caja de 7 días para dar cuenta de la transición entre los niveles de confinamiento.

A pesar de que esta disminución es significativa los científicos comentan que no habrá un impacto a largo plazo una vez que los países retornen a sus actividades normales, a menos que los gobiernos le den prioridad a inversiones e infraestructura para reducir las emisiones.

El estudio encontró que las emisiones por transporte ( tráfico de autos, autobuses y camiones) se redujeron en un 36% . En el sector de energía las emisiones se redujeron un 7.4%. En las fábricas al disminuir su actividad redujeron un 19% sus emisiones.

Las emisiones de los viajes aéreos, experimentaron una asombrosa caída del 75% en la actividad diaria a principios de abril. Sin embargo, esta disminución representa una porción pequeña de la disminución general porque los viajes aéreos generalmente representan solo el 2.8% de las emisiones globales anuales de carbono.

Aunque la disminución de las emisiones sean buenas noticias inesperadas en el contexto de la pandemia, estas reducciones han tenido un alto costo social y es poco probable que los cambios duren una vez que se levanten las restricciones.

Aunque no habíamos logrado estos descensos en el mundo moderno, también demuestran lo difícil que es hacer un cambio significativo en las emisiones globales, pero debemos ser optimistas ya que rápidamente pudimos ver cambios como cielos despejados debido a la pandemia, quizás cuando esto pase más personas puedan continuar trabajando desde sus casas para reducir sus transportes, las compañías puedan elegir hacer reuniones virtuales en vez de viajar para tener juntas, y podamos cambiar nuestros patrones de consumo.


Like it? Share with your friends!

1 comment, 4.3k shares