La NASA está rastreando una gran anomalía creciente en el campo magnético de la Tierra


Una extraña anomalía en el campo magnético de la tierra que está evolucionando puede causar problemas a los satélites, dicha anomalía es una región gigante de menor intensidad magnética sobre el planeta, se extiende desde América del Sur al suroeste de África.


El campo magnético de la Tierra actúa como un escudo protector alrededor del planeta, repeliendo y atrapando partículas cargadas del Sol. Pero sobre América del Sur y el Océano Atlántico sur, un punto inusualmente débil en el campo, llamado Anomalía del Atlántico Sur o SAA, permite que estas partículas se acerquen másla superficie de lo normal.

La radiación de partículas en esta región puede dejar fuera de servicio las computadoras a bordo e interferir con la recopilación de datos de los satélites que la atraviesan, por esta razón los científicos de la NASA quieren rastrear y estudiar la anomalía.

La anomalía del Atlántico sur (SAA), es una especie de ‘abolladura’ en el campo magnético de la Tierra, generalmente no afecta la vida en la Tierra, pero no se puede decir lo mismo de los orbitales, incluida la Estación Espacial Internacional, que pasan directamente a través de la anomalía mientras giran alrededor del planeta a altitudes bajas de la órbita terrestre.

Durante estos encuentros, la fuerza reducida del campo magnético dentro de la anomalía significa que los sistemas tecnológicos a bordo de los satélites pueden provocar un cortocircuito y fallar al ser golpeados por protones de alta energía que emanan del Sol.

Estos impactos aleatorios generalmente solo producen fallas de bajo nivel, pero conllevan el riesgo de causar una pérdida significativa de datos, o incluso daños permanentes a componentes clave, amenazas que obligan a los operadores de satélites a apagar rutinariamente los sistemas de naves espaciales antes de que las naves espaciales ingresen a la zona de anomalía.

La Tierra actúa de manera similar a un imán de barra, con polos norte y sur que representan polaridades magnéticas opuestas y líneas de campo magnético invisible que rodean el planeta entre ellos. Pero a diferencia de un imán de barra, el campo magnético del núcleo no está perfectamente alineado a través del globo ni es perfectamente estable. Eso es porque el campo se origina en el núcleo exterior de la Tierra: fundido, rico en hierro y en movimiento debajo de la superficie. Estos metales en movimiento actúan como un generador masivo, llamado geodinamo, creando corrientes eléctricas que producen el campo magnético.

Las fuerzas en el núcleo y la inclinación del eje magnético juntas producen la anomalía, el área de magnetismo más débil, lo que permite que las partículas cargadas atrapadas en el campo magnético de la Tierra se acerquen a la superficie.

La Anomalía del Atlántico Sur surge de dos características del núcleo de la Tierra: la inclinación de su eje magnético y el flujo de metales fundidos dentro de su núcleo externo.


Like it? Share with your friends!

2 shares

0 Comments