Las gallinas son los descendientes más cercanos del Tiranosaurios Rex, según estudio

¿Sabías que las gallinas y avestruces descienden del Tiranosaurios Rex?

El análisis molecular de una proteína ha confirmado que las aves son los descendientes más directos de los dinosaurios, y que incluso las aves modernas como las gallinas y avestruces comparten un árbol evolutivo con los Tiranosaurios, los formidables depredadores del pasado que vivieron hace más de 65 millones de años.

Gallinas y avestruces son descendientes del Tiranosaurios

¿Sabías que las gallinas y avestruces descienden del Tiranosaurios Rex?

En una investigación liderada por Chris Organ de la Universidad de Harvard, se reveló este sorprendente parentesco del temible Tiranosaurio rex. Este descubrimiento se basó en las secuencias de una proteína obtenida del colágeno de un fósil que data de hace 68 millones de años.

Los científicos compararon estas secuencias con las de 21 especies modernas de aves, confirmando que el Tiranosaurio rex, un dinosaurio bípedo, comparte ascendencia con aves como gallinas y avestruces, y en menor medida, también con cocodrilos.

El mismo método se aplicó a secuencias de proteínas de huesos de mastodontes de hace 600,000 años, confirmando que estos mamíferos son antepasados directos de los elefantes. Chris Organ destaca que, aunque el material disponible fue limitado, estos resultados respaldan predicciones previas basadas en el esqueleto.

Más relación con las aves

¿Sabías que las gallinas y avestruces descienden del Tiranosaurios Rex?

En trabajos anteriores, los científicos, incluyendo a John M. Asara, capturaron fragmentos de proteínas de colágeno de un Tiranosaurio rex, que posteriormente fueron analizados mediante complejos algoritmos. Descubrieron que estos dinosaurios del Cretácico compartían una conexión más estrecha con las aves que con los reptiles modernos, como cocodrilos y lagartos verdes.

El material molecular utilizado proviene de un fémur de Tiranosaurio rex descubierto en 2003 por John Horner, un paleontólogo del Museo de Rockies. Mary H. Schweitzer de la Universidad de Carolina del Norte descubrió que el hueso conservaba un tejido fino, aunque no se pudo recuperar ADN, las valiosas secuencias de proteínas fueron cruciales para esta investigación.

Quién iba a pensar que las gallinas, esos animales domésticos y que ahora criamos en granjas, eran las descendientes más cercanos de uno de los mayores depredadores de toda la historia del planeta. Quizás los avestruces, por su tamaño, es un poco más “normal”, pero es cuanto menos curios que las gallinas entren en la ecuación.


Por favor síguenos en Google News:


Acerca de Erick Sumoza

Suscríbete a nuestro Boletín Semanal