Consumir alcohol de forma moderada, también es nocivo para el cerebro.

Recientemente se ha llevado un estudio en el que los resultados indican que beber alcohol reduce el tamaño del cerebro.

 

El novedoso estudio ha encontrado vínculos más fuerte respecto al consumo de alcohol y los efectos nocivos, inclusive en niveles que la mayoría considera como <<moderados>> (unas cuantas cervezas o copas de vino a la semana), implican riesgos para el cerebro.

El equipo de científicos estuvieron dirigidos por expertos de la Universidad de Pensilvania, y analizaron los datos de más de 36.000 adultos, descubriendo que el consumo de alcohol de forma leve a moderada se encuentra asociado con reducciones en el volumen cerebral general.

En el estudio se utilizaron datos bio-médicos, y se analizaron de forma específica resonancias magnéticas cerebrales que pueden ser utilizadas en el cálculo del volumen de materia blanca y gris en las distintas áreas cerebrales.

Cuanto mayor sea el consumo de alcohol, mayor es la reducción del cerebro.

El vínculo se hizo más notorio cuanto mayor era el nivel de consumo de alcohol. Por ejemplo, a medida que el promedio de consumo de alcohol entre personas de aproximadamente 50 años de edad aumentaba de una unidad de alcohol (alrededor de 1/2 cerveza) al día a 2 unidades (una pinta de cerveza o una copa de vino), se originaban cambios asociados en el cerebro como el equivalente al envejecimiento de 2 años. Pasar de 2 a 3 unidades de alcohol a la misma edad era como envejecer 3 años y medio.

 

Gideon Nave, líder del estudio que publica la revista Nature Communications, aclara:

“El hecho de que tengamos una muestra tan grande nos permite encontrar patrones sutiles, incluso entre beber el equivalente a 1/2 cerveza y 1 cerveza al día”.

Los resultados se sostuvieron mediante el control de las variables de confusión como la edad, altura, sexo, tabaquismo, nivel socio-económico, ascendencia genética o el lugar de residencia. También se corrigió los datos de volumen cerebral para el tamaño total de la cabeza. Pasar de 0 a 1 unidad de alcohol no supuso una gran diferencia en el volumen cerebral, sin embargo pasar de 1 a 2, o de 2 a 3 unidades al día se asoció con reducciones tanto en la materia gris como en la blanca.

Los autores, mencionan:

“No es lineal, empeora cuanto más bebes. Existe alguna evidencia de que el efecto de beber en el cerebro es exponencial. Entonces, una bebida adicional en un día podría tener más impacto que cualquiera de las bebidas anteriores ese día. Eso significa que reducir el último trago de la noche podría tener un gran efecto en términos de envejecimiento cerebral”, concluye Remi Daviet, co-autor del trabajo. 

Los investigadores esperan que los recientes hallazgos motiven a los bebedores habituales a reconsiderar cuánto es lo que beben.

Para profundizar más, pulsa ➡️ AQUÍ ⬅️

Suscríbete a nuestro Boletín Semanal