El boy scout radioactivo

David Charles Hahn (1976-2016), conocido como el Boy Scout Radiactivo de 17 años, se sintió fascinado por la ciencia y la química desde temprana edad, realizando numerosos experimentos por diversión. Sin embargo, nadie esperaba que un día construiría un reactor nuclear totalmente funcional en su propio patio trasero.

En 1994, en un cobertizo junto a la casa de su madre, un David Hahn de 17 años construyó un reactor nuclear usando pilas, relojes viejos, linternas, uranio de Checoslovaquia y cinta adhesiva. La historia llamó la atención de la prensa y llamaron a David el “boy scout radiactivo”.

David Hahn  era un boy scout de una ciudad pequeña que siempre se sintió fascinado por la ciencia y la química

Cuando era adolescente, construyó un reactor nuclear totalmente funcional en su patio trasero con materiales hechos en casa.

David fue siempre un chico torpe y obsesivo que disfrutaba con proyectos. A la edad de 6 años ya hacía experimentos y sentía una gran pasión por la química. También fue cuando sus padres se divorciaron lo que sirvió para que disfrutara de sus experimentos aún más.

Su pasión creció aún más cuando su abuelo le regaló el “Libro dorado de experimentos químicos”

Vivía con su madre y su novio los fines de semana, y un niño nuevo en un sitio nuevo está bastante solo. Así que, a la edad de 10 años, su abuelo le dio un libro que marcaría sus siguientes años, el Libro Dorado de Experimentos Químicos, para ayudarle a estar ocupado los fines de semana y alimentar su trabajo por la ciencia.

Convirtió el sótano de su madre en un laboratorio y cuando creció, trabajó repartiendo periódicos y en restaurantes de comida rápida para conseguir materiales para su hobby.

David convirtió el sótano de su madre en un laboratorio donde realizaba sus experimentos químicos

David pasaba su tiempo libre realizando experimentos químicos. Una vez apareció en una reunión de scouts con la cara «color naranja brillante, causado por una sobredosis de cantaxantina, que estaba tomando para probar métodos de bronceado artificial.» Entonces esa noche de campamento fue cuando sus colegas scouts incendiaron accidentalmente una pila de magnesio en polvo (ya que él quería hacer fuegos artificiales).

Los padres de David a menudo escuchaban pequeñas explosiones en su dormitorio o en el sótano. El caso más extremo fue una vez que explotó su laboratorio, causó daños significativos en el sótano y fue hospitalizado.

Tenía fósforo rojo (como la cabeza de una cerilla) en un contenedor de cristal y se dedicó a agitarlo. Pues explotó, dañó sus manos, astillas de cristal perforaron sus ojos (porque las gafas protectoras son para los débiles) y la casa se prendió fuego.

Durante un incidente, su casa se incendió, y la madre de David le hizo mover el laboratorio a un cobertizo en el patio trasero

En este momento, la mayoría de las familias habrían puesto punto final a sus experimentos locos, pero la madre de David sólo le dijo que trasladara el laboratorio al cobertizo del patio.

Así que ahora las explosiones están fuera de la vista y de la mente. Cuando tenía 14 años ganó la insignia al mérito de la energía atómica, construyendo una maqueta de un reactor nuclear y escribiendo unas páginas sobre energía nuclear y fisión nuclear.

Como boy scout, David ganó una insignia al mérito de la energía atómica, lo que le dio la idea de construir su propio reactor nuclear

David decidió que quería construir un reactor nuclear de verdad en el cobertizo de su madre, y ya que no había ningún adulto que le supervisara… pues lo hizo. Construyó un reactor reproductor en el cobertizo de su madre y tardó solo 2 años.

¿Y cómo aprende un adolescente a construir un reactor reproductor y consigue material nuclear? Sencillo, simulando ser un profesor de física.

Primero llamó a la Comisión de regulación nuclear y le indicaron el proceso para construir varios componentes de un reactor reproductor. Y también le dijeron cómo aislar el material nuclear.

Para conseguir materiales, llamaba y escribía a varias agencias gubernamentales e industriales que daban pequeñas cantidades de materiales radioactivos. También siguió simulando ser profesor para conseguir 200 detectores de humo, para sacar el americio del sensor.

Se gastó más de $1000 dolares en pilas para obtener litio, así como relojes que brillan en la oscuridad y linternas de acampada de los años 50’s porque tenían pequeñas cantidades de radio. Encargó uranio desde Checoslovaquia, porque esto fue justo tras la caída de la Unión Soviética y era una tendencia entonces. Utilizó estos materiales junto a otras cosas como cinta adhesiva para hacer su reactor… Y funcionó!

Cuando terminó el proyecto, los niveles de radiación en la zona habían aumentado tanto que David decidió desmantelar el reactor

Construyó una cosa innombrablemente peligrosa en su patio trasero y los niveles de radiación no dejaron de subir. Tras una semana el contador Geiger de David podía detectarlo desde su dormitorio… Comenzó a preocuparle el poder estar poniendo a otros el peligro.

Tras un mes, podía detectar la radiación desde 5 casas más allá… y comenzó a desmantelar el reactor.

El 31 de Agosto de 1994 a las 2:40 am, David empezó a cargar su reactor nuclear en su coche Pontiac. Los vecinos pensaron que estaba robando neumáticos, así que alguien llamó a la policía.

Les dijo que no examinaran su coche, porque era radiactivo. La policía escuchó radioactivo y pensaron en bombas nucleares… Pidieron refuerzos y arrestaron a David.

Por cierto, los niveles de radiación en su coche eran 1000 veces mayores que los niveles normales de fondo.

Mientras lo desmantelaba, fue detenido por la policía. Las autoridades limpiaron la zona de materiales nucleares

Se retiraron los cargos después con la condición de que no se permitiera a David volver a casa de su madre hasta que las autoridades federales hubieran limpiado todo de materiales nucleares. La comisión de regulación nuclear tardó 2 meses en decir que no era su jurisdicción (porque no era una instalación nuclear regulada). La policía de Detroit dijo que tampoco tenía jurisdicción.

David nunca quiso hacerse pruebas para determinar los posibles daños de sus experimentos, temeroso de lo que encontraran

Y así termina la saga del reactor nuclear de David, pero no la historia. En 1995, la EPA ofreció darle a David un examen completo para ver a cuánta radiación estaba expuesto, pero David se negó, temeroso del resultado. Más tarde se unió al ejército donde sirvió durante varios años, pero luchó contra la adicción al alcohol y las drogas, lo que finalmente terminó matándolo el 2016.

Por desgracia, David falleció en 2016 con tan solo 39 años, por intoxicación etílica

Se pueden aprender varias lecciones sobre esto, y no son que la energía nuclear es mala; sino que los padres deberían de pasar más tiempo con sus hijos y aprender sobre sus hobbies e intereses. Porque sino, un niño con buenas intenciones podría construir accidentalmente un reactor nuclear en el patio trasero.

Suscríbete a nuestro Boletín Semanal