Un mosaico perteneciente al emperador Calígula, fue recuperado después de décadas extraviado.


Después de que transcurrieran varias décadas, se logró recuperar un mosaico que perteneció al emperador Calígula (Roma, período 37-41 d.c).

La pieza, compuesta por teselas verdes, púrpura rojizo y blanco, fue en su momento parte de los objetos decorativos de un barco, del cual era dueño el conocido emperador romano Calígula.

                                                     

El mosaico que tenía como propósito decorar el navío del emperador, pudo ser recuperado y regresar a Italia,  después de que se viera envuelto en distintas dificultades.
Antes de que se recuperara y fuese enviado a su destino final (Italia), la histórica pieza había permanecido en la ciudad de Nueva York (USA), formando parte del mobiliario de una pareja, la cual lo utilizaba como una simple mesa de té y café.

Las personas que estuvieron a cargo de la construcción del navío romano en el cual estaba el mosaico, tomaron como fuente de inspiración a los barcos imperiales de Egipto, según cuenta el medio  Futuro 360.

El emperador utilizaba esa nave para efectuar festejos y célebres fiestas, dónde atendía a diversos invitados importantes.

Ahora la singular pieza ha pasado a forma parte de la exhibición del Museo de Barcos Romanos, localizado en las orillas del lago Nemi.

El alcalde de Nemi, Alberto Bertucci,  en una entrevista para AP News dijo que:
“La pieza recuperada ofrece información sobre los lujos e importancia de este tipo de embarcaciones.
Debido a las dimensiones de este tipo de navíos, similar a edificios, se creería que no eran altos para la navegación, con esto se confirma el esfuerzo y la grandeza de este emperador, que siempre luchó por mostrar su domino y el poderío del imperio Romano, plasmándolo en sus embarcaciones.

Las autoridades de Italia, iniciaron una investigación especial en el año 2017, reuniendo datos diversos para la localización del mosaico, finalmente pidieron obtener las coordenadas del objeto, logrando ubicarlo en la vivienda de un matrimonio de origen Italiano, el cual tenía como residencia la ciudad de Nueva York.

La pareja, solía utilizar la importante pieza, como una simple y sencilla mesa de café y té,  además, manifestaron que habían adquirido el objeto mediante un amigo de la nobleza, y refirieron que ignoraban totalmente el origen real de la pieza.

En 1929, Benito Mussolini ordenó que el mosaico fuese recuperado, la pieza con una antigüedad aproximada de 2,000 años, permanecía en el fondo del lago Nemi, ubicado al sur de Roma.
Esta acción encaminada a la recuperación de la pieza histórica, se llevó a cabo ese mismo año.

Sin embargo, después de un incendio ocurrido en 1955, el mosaico desapareció, y fue trasladado a Estados Unidos, donde ingresó de manera ilegal.


Like it? Share with your friends!

0 Comments