Primate desparece a un ‘ritmo alarmante’ por la alta demanda en investigación medica

Hasta hace poco, el llamado “mono común del sudeste asiático” proliferó más y más lejos que casi cualquier otro primate no humano, evolucionando de lo que alguna vez se consideró un animal sagrado a una plaga a los ojos de muchos.

Pero más recientemente, también se los ha visto bajo otra luz: como sujetos de prueba cada vez más valiosos para experimentos biomédicos, incluidas las vacunas contra el COVID-19.

Ahora el mono común de Asia está en una situación desesperada. El jueves, la Lista Roja de especies amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) incluyó al macaco de cola larga como” en peligro” por primera vez. Esto marcó la continuación de una tendencia preocupante: en 2020, el estado de conservación del macaco de cola larga se elevó de “menor preocupación” a “vulnerable”, saltándose por completo el rango intermedio de “casi amenazado”. 

La deforestación, el consumo humano y la matanza selectiva han contribuido al deslizamiento. Pero en la última evaluación, los investigadores citaron el uso continuo de los monos como un “recurso biológico”, es decir, el comercio internacional y nacional de especímenes para experimentos de laboratorio, pruebas de toxicidad e investigación médica, como el principal factor detrás de la disminución de la especie.

La coautora del informe de la UICN y miembro del Grupo de Especialistas en Primates de la organización, Malene Friis Hansen dijo:

“El tamaño de la población se está reduciendo a un ritmo alarmante”

“En varias poblaciones durante los últimos 10 años hemos visto una reducción de un par de miles a un par de cientos. Esa es la intensidad en este momento: una reducción de diez veces en solo 10 años”.

Si las tendencias actuales continúan, se cree que la población mundial del macaco de cola larga podría reducirse a la mitad en los próximos 40 años.

Friis Hansen dijo:

“Si no empezamos a actuar y empezamos a mitigar algunas de estas amenazas y parte de la presión sobre la especie. Entonces se extinguirá”.

Sin embargo, estas amenazas y presiones no solo continúan, sino que van en aumento. La demanda mundial de monos de investigación vivos está en auge, debido en gran parte a la pandemia mundial, ya que la urgencia mundial por el desarrollo de vacunas significó que el mercado de sujetos de prueba que se parecían mucho a los humanos, como los macacos, se disparó. 

Cada vacuna COVID-19 ha involucrado pruebas preclínicas en primates no humanos, lo que se suma a la investigación existente sobre una serie de enfermedades como el VIH, la esclerosis múltiple y el Parkinson. Y no existe un primate no humano tan ampliamente utilizado en la investigación como el macaco de cola larga.

Friis Hansen dijo:

“La demanda es muy, muy alta”

“Incluso como conservacionistas nos contactan los laboratorios para preguntarnos si podemos conseguir algo. Es bastante intenso. Las personas luchan entre sí para llegar a los monos y tener estos monos para la investigación”.

Lo que hace que estos primates sean particularmente valiosos para los investigadores es su proximidad genética a los humanos, lo que los convierte en sustitutos ideales para probar drogas y medicamentos potencialmente peligrosos. 

Kirk Leech, director ejecutivo de la Asociación Europea de Investigación Animal (EARA), dijo que, si bien los primates representan menos del 1 por ciento de todos los animales utilizados en la investigación biomédica, se estudian más comúnmente para el desarrollo de fármacos, vacunas y tratamientos.

Cualquier fármaco nuevo debe probarse en dos especies animales antes de obtener la aprobación para ensayos en humanos, explicó, y el criterio principal para seleccionar las especies de prueba es la que tenga el mejor potencial predictivo para los humanos.

Kirk Leech dijo:

“Los científicos probablemente preferirían usar ratones o peces cebra, son más baratos, por ejemplo, pero no son apropiados”

“Los primates son ​​el mejor modelo disponible para la ciencia”.

Leech señaló además que actualmente existe una “escasez global absoluta” de primates en el sector, lo que dificulta que los científicos realicen la “investigación que salva vidas” que depende de ellos y que requiere “la reutilización cada vez mayor de animales”. 

China, anteriormente el mayor exportador mundial de primates vivos, dejó de comercializar vida silvestre a nivel internacional a raíz del brote de COVID-19 en un intento por evitar el contagio de enfermedades zoonóticas. Camboya intervino para satisfacer esa demanda, dominando el comercio mundial de monos y superando rápidamente a China como el mayor proveedor del mundo.

Si bien en 2019 el país exportó 13 922 monos vivos, ese número se disparó a casi 29 500 en 2020. Más de dos tercios de estos se enviaron a EE. UU., cientos de los cuales fueron capturados en la naturaleza, según datos de la Convención sobre el Comercio Internacional de Monos en Peligro Species, proporcionado por Sarah Kite, cofundadora del grupo de defensa Action for Primates. Se espera que los datos para 2021 se publiquen en noviembre de este año.

Leer más

Suscríbete a nuestro Boletín Semanal