Descubrió el origen del brote de viruela del mono y trató de advertir al mundo

Hace cinco años, el Dr. Dimie Ogoina vio quizás al paciente más importante de su carrera, un paciente cuya infección eventualmente se vincularía con el origen del brote de viruela del mono más grande de la historia.

Dr. Dimie Ogoina, profesora de medicina y enfermedades infecciosas en la Universidad del Delta del Níger en Nigeria. Descubridor del origen del brote de la viruela del mono. Derecha: La sala de aislamiento de la viruela del simio del Hospital Docente de la Universidad del Delta del Níger en el estado de Bayelsa, Nigeria.
Dr. Dimie Ogoina, profesora de medicina y enfermedades infecciosas en la Universidad del Delta del Níger en Nigeria. Descubridor del origen del brote de viruela del mono. Derecha: La sala de aislamiento de la viruela del simio del Hospital Docente de la Universidad del Delta del Níger en el estado de Bayelsa, Nigeria.

El 22 de septiembre de 2017, un niño de 11 años llegó a la clínica de Ogoina con un extraño sarpullido en la piel y llagas dentro de la boca.

El especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad del Delta del Níger en Nigeria, Ogoina dijo:

“Tenía lesiones muy grandes que le afectaban la cara y todo el cuerpo”.

La erupción se parecía un poco a la varicela. “Pero el niño ya tenía varicela”, dice Ogoina. Así que sabía que ese no era el problema.

Dado el tamaño de las lesiones y su ubicación, Ogoina se preguntó si tal vez el niño tenía lo que entonces era una enfermedad extremadamente rara: la viruela del mono. “La sospecha de la viruela del mono acaba de surgir”, dice.

En ese momento, Nigeria no tenía la capacidad de realizar pruebas para detectar la enfermedad y definir el origen del brote de viruela del mono. “Así que tuvimos que enviar nuestras muestras a Senegal e incluso a los EE. UU. para hacer un diagnóstico”, dice. “Tuvimos que esperar.”

El primer caso conocido de viruela del mono. Unos días después, llegaron los resultados y Ogoina tenía razón: el niño tenía viruela del mono.

“Fue el primer caso de viruela del mono en Nigeria en 38 años”, dice Ogoina. Durante los siguientes meses, él y sus colegas detectaron más de 20 casos adicionales en su clínica.

El origen del brote de viruela del mono

Los científicos, incluido Ogoina, recién comienzan a darse cuenta de que este niño pequeño fue otra novedad, no solo para Nigeria, sino también para el mundo entero. Fue el primer caso conocido del brote internacional de viruela del simio, que actualmente se propaga en 78 países.

Desde mayo de 2022, el mundo ha detectado alrededor de 20,000 casos de viruela del mono, incluidos casi 4,000 casos en los EE. UU. A finales de julio de 2022, la Organización Mundial de la Salud declaró este brote como una emergencia de salud pública.

Grafica de casos acumulados desde el origen del brote de viruela del mono.

Los científicos están comenzando a comprender el origen del brote de la viruela del mono, dónde y cuándo comenzó este brote masivo. Y lo rastrearon hasta casos que ocurrieron en Nigeria en 2017, incluidos los casos que Ogoina detectó en su clínica. Los datos indican que el virus se ha estado transmitiendo continuamente entre personas en Nigeria durante al menos cinco años, probablemente más. Eventualmente, ese brote se extendió al resto del mundo.

Alguien le dijo que se callara

Cuando Ogoina diagnosticó por primera vez al niño con viruela del simio en 2017, pensó que el virus actuaría de la manera que lo ha hecho durante más de 50 años en otras partes de África, de la manera que los científicos describen en los libros de texto. Es decir, los brotes suelen comenzar cuando una persona entra en contacto con un animal infectado. “Hubo especulaciones de que este niño jugaba con monos en la comunidad”, dice Ogoina.

Pero en esos casos, el virus no se propagó muy fácilmente entre las personas porque no era muy contagioso, especialmente entre adultos. “[En el pasado], la viruela del simio afectaba principalmente a los niños”, dice Ogoina.

Como resultado, los brotes anteriores de viruela símica han sido pequeños. A menudo involucraban solo unas pocas docenas de casos. Y se apagaron solos.

Ogoina y otros médicos pensaron que el brote de 2017 sería el mismo. “Pensamos, ‘Está bien, esta es la viruela del mono normal que conocemos’ “.

Pero unas pocas semanas después de diagnosticar al niño, Ogoina comenzó a preocuparse. El brote en Nigeria comenzó a crecer rápidamente. Los casos surgieron en condados no solo cerca de este chico sino en todas partes. “De repente, estábamos viendo casos en todo el país”, dice Ogoina.

El virus parecía estar propagándose más lejos y más rápido de lo esperado. Y no estaba infectando a niños, sino a hombres de entre 20 y 30 años. “Los hombres jóvenes y activos contraían la viruela del mono”, dice Ogoina. “Era muy inusual en ese momento”.

Estos hombres tampoco encajaban en el perfil típico de los pacientes con viruela del simio. No cazaban ni manejaban animales, sino que eran hombres de clase media que vivían en ciudades modernas y concurridas. Ogoina se preguntó: “¿Por qué no afecta a los niños? ¿O a las mujeres? ¿O a los ancianos? ¿Por qué estamos viendo solo a hombres jóvenes, de 20 a 40 años?”. (De hecho, Ogoina y su colega finalmente descubrieron que el niño ni siquiera contrajo el virus de un animal sino de un pariente masculino en su hogar).

Y las erupciones que afectaron a estos pacientes no estaban en los lugares típicos donde atacaba la viruela del mono. En lugar de estar en la cara y las extremidades, las ampollas se produjeron alrededor de los genitales. “Tenían lesiones genitales muy extensas. Muy, muy extensas”, dice Ogoina.

Ogoina y sus colegas comenzaron a investigar más a fondo a estos pacientes. “Decidimos hacer una evaluación de la historia sexual de algunos de los casos”, dice. Esa evaluación encontró que muchos de los pacientes tenían comportamientos sexuales de alto riesgo, incluidas múltiples parejas y sexo con prostitutas.

Entonces hubo una gran realización: el virus había cambiado. Por primera vez, se propagaba a través del contacto sexual. Ogoina y sus colegas incluso mencionaron la idea en un estudio publicado en 2019: “Aunque no se ha establecido el papel de la transmisión sexual de la viruela del simio humano, la transmisión sexual es plausible en algunos de estos pacientes a través del contacto cercano de piel con piel durante las relaciones sexuales o por transmisión a través de las secreciones genitales”, escribieron Ogoina y sus colegas.

Ogoina sabía que este cambio en la transmisión tenía implicaciones masivas. Significaba que el virus de la viruela símica podía propagarse más fácilmente de persona a persona, que ya no necesitaba saltar de un animal a las personas. Que posiblemente podría sostener la transmisión de persona a persona de una manera que no podía antes. Eso significaba que el brote en Nigeria sería mucho más difícil de detener. Posiblemente podría continuar durante años y eventualmente extenderse a otros países. En muchos sentidos, los hallazgos significaron que la viruela del simio ya no era solo una amenaza para las comunidades de África occidental y central, sino también una amenaza potencial para el mundo.

En los últimos años, Ogoina dice que ha tratado de advertir repetidamente a los funcionarios de salud y a los científicos que la viruela del simio había cambiado y posiblemente se estaba propagando a través del contacto sexual. En una reunión internacional, trató de plantear la posibilidad de transmisión sexual. Alguien le dijo que se callara.

“Sí, alguien me dijo que no lo dijera. Que no dijera que la transmisión sexual es posible”, recuerda Ogoina con exasperación en la voz. “Me dijo: ‘No debemos preocuparnos por la transmisión sexual’. “

Un brote que nunca terminó

En 2017, Nigeria notificó alrededor de 200 casos de viruela del simio. Y luego, de repente, a principios de 2018, los casos disminuyeron rápidamente. En la superficie, parecía que el país había controlado con éxito el virus y el brote había terminado, al igual que todos los brotes anteriores de viruela del simio.

Pero Ogoina dice que ese no fue el caso. En cambio, dice, los funcionarios de salud redujeron la búsqueda de nuevos casos. “Con el tiempo, el interés y la atención por la viruela del simio simplemente disminuyeron. La vigilancia disminuyó”, dice. “La cantidad de casos que hemos tenido en Nigeria no es una representación real de los casos reales porque no estamos haciendo suficiente vigilancia ”.

Nuevos datos genéticos, recopilados por investigadores de todo el mundo, respaldan la hipótesis de Ogoina. El biólogo evolutivo Michael Worobey de la Universidad de Arizona ha estado analizando estos datos.

Los datos indican que, de hecho, el brote de viruela del mono en Nigeria nunca se detuvo, dice Worobey. En cambio, la transmisión del virus pasó a la clandestinidad en Nigeria durante años. Y finalmente, el brote allí se extendió a otros países y se convirtió en el creciente brote internacional contra el que el mundo está luchando ahora.

Worobey aún no ha publicado su análisis, pero dice que los datos son indiscutibles. “Está claro que ha habido casos continuos, o transmisión endémica, en Nigeria desde 2017, tal vez un poco antes de 2017. Luego, algo de allí se exportó [al resto del mundo]”, dice Worobey.

En total, estos hallazgos significan que el mundo tuvo casi cinco años para acabar con la viruela del simio, para evitar que este virus se arraigue, no solo en Nigeria, sino también en Europa y América del Norte.

Pero el esfuerzo internacional para detener el brote de la viruela del mono en Nigeria ha palidecido en comparación con el esfuerzo para detenerla en otros lugares, señalan tanto Ogoina como Worobey.

Por ejemplo, cuando los médicos diagnosticaron los primeros casos en el Reino Unido y España en mayo, inmediatamente los funcionarios de salud presionaron para comenzar a inmunizar a las personas en riesgo o que habían estado expuestas al virus con la vacuna contra la viruela del simio. En los EE. UU., los trabajadores de la salud han vacunado a decenas de miles de personas y el gobierno federal ha adquirido más de 300 000 dosis de vacunas.

En cambio la cantidad de nigerianos que actualmente a principios de agosto de 2022 haya recibiro una vacuna contra la viruela del mono es de cero.

Suscríbete a nuestro Boletín Semanal


Deja un comentario