La saliva de gusanos de cera podría revolucionar el reciclaje

La contaminación de las bolsas de plástico finalmente pudo haber encontrado su pareja frente a las larvas de polilla que infestan las colmenas, conocidas como gusanos de cera.

Los científicos han descubierto que las enzimas en la saliva de los gusanos descomponen rápidamente el polietileno, el plástico más utilizado en el mundo y uno de los principales contribuyentes a la contaminación.

Descubrieron que dos sustancias en la saliva descomponen el plástico en cuestión de horas a temperatura ambiente. Los expertos esperan que el avance conduzca a nuevas formas naturales y rentables de lidiar con la contaminación plástica.

El descubrimiento se produjo después de que un científico, un apicultor aficionado, limpiara una colmena infestada y descubriera que las larvas habían comenzado a hacer agujeros en una bolsa de plástico.

El estudio se basa en los hallazgos de los investigadores de 2017 de que los gusanos de cera, que comen la cera hecha por las abejas para construir panales, eran capaces de degradar el polietileno, aunque en ese momento no estaba claro cómo lo hacían estos pequeños insectos. 

La respuesta fue enzimas, sustancias producidas por organismos vivos que desencadenan reacciones bioquímicas. 

Los investigadores dijeron que su estudio mostró que la saliva de los insectos puede ser “un depósito de enzimas degradantes que podrían revolucionar [la limpieza de desechos contaminantes]”.  

Para que el plástico se degrade, el oxígeno debe penetrar en el polímero, o molécula de plástico, en un importante paso inicial llamado oxidación. Los investigadores descubrieron que las enzimas realizaron este paso en cuestión de horas sin necesidad de un tratamiento previo, como la aplicación de calor o radiación.

Esto está “cambiando el paradigma de la biodegradación plástica”, dijo la bióloga molecular Federica Bertocchini del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España, quien dirigió el estudio.

El plástico está hecho de polímeros diseñados para ser difíciles de descomponer y contiene aditivos que aumentan la durabilidad, lo que significa que puede permanecer intacto durante años, décadas o siglos.

Federica Bertocchini dijo:

“Las mismas características que hacen del plástico el material único y útil que es están creando uno de los problemas más críticos de este siglo”.

‘Los plásticos permanecen en el medio ambiente durante mucho tiempo. Eventualmente se descompone en pequeñas partículas, convirtiéndose así en la fuente de micro y nanopartículas de plástico. 

“Estas partículas de plástico se han encontrado en todas partes, desde la Antártida hasta la lluvia y el agua del grifo, que no solo causan problemas ambientales obvios, sino que también son un problema creciente para la salud humana”.

El polietileno, creado por primera vez en 1933, es económico, duradero y no interactúa con los alimentos, lo que lo hace útil para empaques de alimentos y bolsas de supermercado, entre otras aplicaciones.

Los gusanos de cera son las larvas de las polillas de cera, una especie llamada Galleria mellonella. Consideradas plagas por los apicultores, las orugas se alimentan de cera de abejas, polen y miel, y ocasionalmente también comen larvas de abejas.

La idea sería producir sintéticamente las enzimas de la saliva de los gusanos, lo que los investigadores lograron, para descomponer los desechos plásticos. Bertocchini dijo que el uso de miles de millones de gusanos de cera para hacer el trabajo tiene inconvenientes, incluida la generación de dióxido de carbono a medida que metabolizan el polietileno.

Suscríbete a nuestro Boletín Semanal