Un hombre derribó la pared de su sótano y descubrió una antigua ciudad subterránea que albergaba a 20,000 personas

Un día de 1963, un hombre de la provincia turca de Nevşehir decidió derribar una pared en su sótano y terminó descubriendo una gigantesca ciudad subterránea.

El hombre (no mencionado en los informes de la época) al derribar la pared con un mazo encontró un túnel, y más allá, más túneles. Exploración posterior reveló que era una ciudad subterránea de hasta 18 pisos de profundidad, completa con capillas, escuelas y establos.

Conocida como Derinkuyu, la ciudad había estado abandonada durante siglos, probablemente para alivio del hombre que acababa de entrar.  Los arqueólogos del Departamento de Cultura de Turquía estiman que la ciudad que albergaba hasta 20.000 personas, pudo haber comenzado en los siglos VIII y VII a. C.

La roca, formada por depósitos de cenizas volcánicas, era blanda, un manuscrito de alrededor del 370 a. C. que posiblemente describe a Derinkuyu menciona que las viviendas subterráneas eran lo suficientemente grandes para una familia, animales domésticos y comida.

La ciudad alcanzó su apogeo en el período bizantino (alrededor de 395 EC a 1453 EC), cuando se convirtió en un laberinto de túneles, cámaras y habitaciones, que cubría 445 kilómetros². La red de túneles y pasadizos contenía entradas ocultas, conductos de ventilación, pozos y canales de agua.

Los túneles podían bloquearse desde el interior con puertas redondas de piedra rodante, y los pasillos en sí eran estrechos para obligar a los invasores a alinearse uno por uno.

Suscríbete a nuestro Boletín Semanal