El calentamiento de las temperaturas está erosionando nuestra capacidad para dormir

Los humanos hemos evolucionado para pasar aproximadamente un tercio de nuestras vidas durmiendo. La forma en que dormimos afecta la productividad, el estado de alerta, el estado de ánimo, el hambre, la energía y otras funciones básicas que comprenden una gran parte de la experiencia humana. Pero no estamos durmiendo bien.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades informan que 1 de cada 3 adultos estadounidenses no duerme lo suficiente y estamos durmiendo menos que hace una década. Se están desarrollando tendencias similares en todo el mundo. 

Estudios anteriores han atribuido parte de la culpa de nuestros problemas colectivos de sueño a la tecnología y la contaminación acústica y lumínica. Kelton Minor, estudiante de doctorado, se preguntó si el aumento de las temperaturas nocturnas debido al cambio climático podría estar contribuyendo al creciente déficit de sueño. 

La publicacion del estudio más grande jamás realizado sobre la relación entre la temperatura ambiente y el sueño, revelo que no son un buen augurio para la perspectiva del sueño de los humanos en un mundo con cambios climáticos. 

Los estudios han demostrado que las personas recuerdan haber dormido mal durante los períodos calurosos, pero, hasta ahora, los investigadores no han podido identificar qué sucede exactamente con los patrones de sueño de las personas durante las olas de calor.

¿Se despiertan más temprano, se acuestan más tarde, más inquietos durante la noche? Las pulseras de actividad física y otros dispositivos portátiles, le dieron pistas a Minor y a sus colegas investigadores sobre cómo, exactamente, las temperaturas afectan el sueño y cómo se vería nuestro sueño a medida que se acelera el cambio climático. 

Al trabajar con un enorme conjunto de datos (10 000 millones de observaciones del sueño extraídas de 7 millones de registros de sueño de 47 000 personas en 68 países) y comparar esos datos con datos meteorológicos y climáticos, los investigadores descubrieron que el aumento de las temperaturas ya ha erosionado 45 horas de sueño por persona por año al influir en las personas para que se duerman más tarde y se despierten más temprano.

Eso es aproximadamente 10 u 11 noches adicionales de mal sueño al año. Los efectos del cambio climático en el sueño comienzan con temperaturas sorprendentemente bajas, alrededor de los 10 grados Celsius, y se vuelven más severos a medida que aumentan las temperaturas. Para fines de siglo, incluso si estabilizamos las emisiones de gases de efecto invernadero, perderemos 50 horas de sueño por año, o 13 días de sueño breve.

Kelton Minor dijo:

“Lo que descubrimos es que, ya a principios del siglo XXI, ahora mismo, ya estimamos que las temperaturas ambientales subóptimas erosionan bastante el sueño”.

Al igual que con la mayoría de los impactos relacionados con el cambio climático, los efectos del aumento de las temperaturas en el sueño no los sentirán todos por igual. El estudio de Minor muestra que las personas en países de bajos ingresos, los ancianos y las mujeres están experimentando un mayor impacto en el sueño debido al cambio climático. Los investigadores no están seguros de por qué exactamente, aunque tienen algunas teorías.

El acceso reducido a la tecnología de refrigeración, podría ser un factor que explica por qué las personas de los países de ingresos más bajos se ven tres veces más afectadas por las temperaturas nocturnas más altas que las personas de los países de ingresos más altos. 

Limitar el cambio climático tanto como sea posible también limitará la cantidad de noches de poco sueño que experimentaremos para fines de siglo. Pero parte de ese calentamiento ya está incorporado. Sin embargo, eso no significa que el empeoramiento de los impactos del cambio climático en el sueño sea inevitable.

Suscríbete a nuestro Boletín Semanal