Descubren ‘vampiro’ medieval con una hoz en la garganta para evitar que se levantara de entre los muertos

Los extraordinarios restos de un supuesto ‘vampiro’ han sido descubiertos en un yacimiento arqueológico en Polonia.

Los expertos encontraron el cuerpo femenino con una hoz en la garganta, inmovilizándolo contra el suelo.

El profesor Dariusz Poliński de la Universidad Nicholas Copernicus explico:

“La hoz no se colocó plana, sino que se colocó en el cuello de tal manera que si el difunto hubiera intentado levantarse, lo más probable es que la cabeza hubiera sido cortada o herida”.

El cuerpo fue encontrado durante un trabajo arqueológico en un cementerio del siglo XVII en el pueblo de Pien, en el sureste de Polonia.

Según el equipo de la universidad, tenía un gorro de seda en la cabeza, lo que indica un alto estatus social, y un diente que sobresale. Extrañamente, uno de los dedos de sus pies también estaba asegurado con un candado.

El profesor Poliński explicó que poner un candado en el dedo gordo del pie izquierdo del esqueleto probablemente simbolizaba “el cierre de una etapa y la imposibilidad de regresar”.

“Las formas de protegerse contra el regreso de los muertos incluyen cortar la cabeza o las piernas, colocar al difunto boca abajo para que muerda el suelo, quemarlo y aplastarlo con una piedra”.

Los vampiros y los zombis son una parte tan importante de la cultura popular medieval como lo son hoy.

Ya en el siglo XI, muchos creían que los cadáveres se abrirían camino a través del suelo y emergerían como monstruos chupadores de sangre.

Esto se debió en parte a la cantidad de enfermedades infecciosas, como el cólera, que había en ese momento.

El Dr. Lesley. Gregoricka, de la Universidad del Sur de Alabama dijo:

“La gente del período posmedieval no entendía cómo se propagaban las enfermedades, y en lugar de una explicación científica para estas epidemias, el cólera y las muertes que resultaron de él fueron explicadas por lo sobrenatural, en este caso, los vampiros”.

En 2014, los arqueólogos del pueblo de Drewsko, a 200 kilómetros de distancia, encontraron seis esqueletos enterrados de manera similar en un cementerio de 400 años de antigüedad.

Se encontraron hoces presionadas contra la garganta de un hombre adulto, que tenía entre 35 y 44 años, y una mujer adulta de entre 35 y 39 años.

Suscríbete a nuestro Boletín Semanal