Crean Plástico Hecho de ADN, Biodegradable y fácil de Reciclar

Investigadores de la Universidad de Tianjin en China han diseñado un plástico biodegradable y fácil de reciclar hecho de ADN. Por si eso fuera poco, su modelado y reciclaje requiere poca energía.

Su elaboración se basa en hebras de ADN de una sustancia derivada del aceite vegetal, a partir de este crea un material parecido al gel. Es formado en moldes y solidificado con un proceso de liofilización que elimina el agua del gel a baja temperatura.

La causa de la contaminación plástica es por el material que se requiere el cual es no renovable y requiere altas temperaturas, además de químicos tóxicos. Todo este proceso crea un producto que dura cientos de años en descomponerse y solo una mínima cantidad de estos se recicla.

El plástico de origen vegetal ya sea de almidón de maíz o algas, son renovables y biodegradables pero requieren mucha energía en su creación y son difíciles de reciclar.

Investigadores de la Universidad de Tianjin en China querían crear un plástico que superara estos problemas, logrando un plástico que se puede descomponer con simple inmersión en el agua.

Crearon varios objetos, entre ellos una taza, reciclaron los objetos creados sumergiéndolos en agua y creando de nuevo el gel para volver a ser moldeado.

El investigador de Murdoch Universidad en Australia, Damian Laird dijo:

“La mayor parte de la investigación se ha centrado en el desarrollo de bioplásticos biodegradables, pero si realmente queremos avanzar hacia una economía circular. También deberíamos poder reciclarlos para que no se desperdicien”

Amplia disponibilidad de materia prima

La materia prima utilizada para la creación de este nuevo plástico está ampliamente disponible, los investigadores estimaron 50 mil millones de toneladas de ADN en la Tierra. Pudiendo obtenerse de fuentes renovables como restos de cultivos, algas o bacterias.

Su creación produce 97% menos emisiones de carbono que el plástico poliestireno al requerir menores temperaturas en su creación y se puede descomponer con enzimas que digieren el ADN.

El investigador de la Universidad de Tianjin en China, Dayong Yang dijo:

“Hasta donde sabemos, los plásticos basados ​​en ADN que hemos sugerido son los materiales más sostenibles para el medio ambiente entre todos los demás plásticos conocidos”

Entre las desventajas se encuentra que este plástico es más débil ya que debe mantenerse seco para no ablandarse, pudiendo emplearse en embalaje y electrónica.

La investigadora de la Universidad Deakin en Australia, Maryam Naebe dijo:

“También podríamos impermeabilizar el plástico con ADN cubriéndolo con productos químicos impermeables, como hacemos con los vasos de papel”

Suscríbete a nuestro Boletín Semanal