Científicos encuentran el huevo con cáscara blanda más grande jamás conocido


En 2011, científicos chilenos descubrieron un misterioso fósil en la Antártida que parecía un balón de fútbol desinflado. Durante casi una década, el espécimen permaneció sin etiquetarse en las colecciones del Museo Nacional de Historia Natural de Chile, los científicos lo apodaron “The Thing” inspirado en la película de ciencia ficción.

Investigadores de la Universidad de Texas en Austin llevaron a cabo un análisis en el que descubrieron que el fósil es un huevo gigante de cáscara blanda. Creen que fue puesto por un extinto reptil marino conocido como mosasaurio, hace aproximadamente 66 millones de años alrededor del tiempo cuando un asteroide golpeó la Tierra y condujo a la extinción de los dinosaurios. Es el primer huevo fósil conocido de cáscara blanda que se deja en el continente.

“Es de un animal del tamaño de un dinosaurio grande, pero es completamente diferente a un huevo de dinosaurio”, dijo el autor principal Lucas Legendre, investigador en la Facultad de Geociencias Jackson de la Universidad de Texas Austin. 

Muchas tortugas, serpientes y lagartos ponen huevos con cáscaras suaves y flexibles. The Thing es el huevo con cáscara blanda más grande de la historia, por mucho,

Anteriormente se creía que los reptiles marinos gigantes del Cretáceo no ponían huevos, sin embargo, “nunca se ha descubierto nada como esto”.

Los investigadores perforaron las capas de la membrana del huevo usando microscopios para determinar que el fósil era un huevo. El huevo de cáscara delgada “visiblemente colapsado y plegado” es uno de los más grandes que se ha descrito, solo superado por el huevo de ave de elefante.

Su estructura es similar a la de la mayoría de los lagartos y serpientes existentes, lo que indica un estilo de vida ovovivíparo en el cual el El huevo se desarrolla dentro de la madre y eclosiona inmediatamente después de ser puesto.

El huevo eclosionó hace decenas de millones de años, por lo que no saben con certeza a que animal pertenece, para tratar de determinar quién lo puso los investigadores compilaron datos de 259 reptiles vivos comparando el huevo con el tamaño del cuerpo, sugieren que el animal habría medido más de 6 metros (20 pies), sin incluir una cola: puede haber sido de un mosasaurio o tal vez por una especie de dinosaurio aún por determinar. 

El lugar donde se encontró el huevo en la formación rocosa también cuenta el entorno en el que se incubó. En las cercanías, se han encontrado esqueletos de mosasaurios y plesiosaurios tanto bebés como adultos, lo que sugiere que esta área puede haber sido un “tipo de vivero”. caracterizado por un entorno de cala protegida.

Tampoco está claro cómo eclosionó el animal. Podría ser que la madre puso el huevo en aguas abiertas de la misma manera que las serpientes marinas modernas, o que el reptil se arrastró hacia la orilla (habría sido demasiado pesado para soportar su propio peso corporal) y usó su cola para crear un nido antes de que sus crías se escabullen al mar como las tortugas marinas hoy.

Los hallazgos se han publicado en colaboración con un segundo estudio que describe cómo los huevos de cáscara blanda pueden haber evolucionado con el tiempo.


Like it? Share with your friends!

704 shares

0 Comments