Aurora roja como la sangre se transforma en ‘STEVE’ ante los ojos de un observador de estrellas

El espeluznante fenómeno aún no ha sido explicado por la ciencia.

Imágenes de auroras tomadas en Nueva Zelanda, que muestran un arco de auroras rojas (izquierda), el resplandor del cielo llamado STEVE (centro) y un arco parcial con estructuras de cercas verdes (derecha). (Crédito de la imagen: Martinis et al.)

El 17 de marzo de 2015, un arco de luz rojo sangre atravesó el cielo a cientos de millas sobre Nueva Zelanda. Durante la siguiente media hora, un observador del cielo aficionado observó ese arco mientras se transformaba ante sus ojos en uno de los misterios atmosféricos más desconcertantes de la Tierra: la misteriosa cinta de luz conocida como STEVE, revelan imágenes recientemente publicadas.

STEVE, abreviatura de “strong thermal velocity enhancement”, es una rareza atmosférica descrita por primera vez en 2018, después de que los cazadores de auroras aficionados vieran una corriente estrecha de un arco de luz púrpura diáfana en el cielo sobre el norte de Canadá. Los científicos que estudiaron el fenómeno pronto confirmaron que STEVE no era una aurora , el brillo multicolor que aparece en latitudes altas cuando las partículas solares chocan con átomos en la atmósfera terrestre. Más bien, STEVE fue un fenómeno separado y único que es ” completamente desconocido ” para la ciencia.

A diferencia de la aurora boreal, que tiende a brillar en amplias franjas de luz verde, azul o rojiza dependiendo de su altitud, STEVE generalmente aparece como una sola cinta de luz blanca violácea que se eleva en línea recta durante cientos de millas. A veces va acompañado de una línea verde discontinua de luces apodada el fenómeno de la “valla de piquete”. Tanto STEVE como su amigo de la cerca de estacas aparecen mucho más abajo en el cielo que una aurora típica, en una parte de la atmósfera conocida como la región subauroral, donde es poco probable que entren partículas solares cargadas.

Ahora, una nueva investigación publicada en la revista Geophysical Research Letters ha vinculado a STEVE con otra estructura subauroral, conocida como arcos rojos aurorales estables (SAR), por primera vez.

El conjunto completo de imágenes de auroras tomadas por un ciudadano científico, que muestra los objetos aurorales a través de una gama de filtros de color.(Image credit: Martinis et al.)

En el nuevo estudio, los autores compararon las imágenes de marzo de 2015 del observador del cielo de Nueva Zelanda con observaciones satelitales contemporáneas y datos de un generador de imágenes de todo el cielo en el cercano Observatorio Mount John de la Universidad de Canterbury. La combinación de estas tres fuentes les dio a los investigadores una visión completa de la aparición inesperada de STEVE esa noche.

El espectáculo del cielo de esa noche comenzó con la aparición de un arco SAR rojo sangre que se abalanzó al menos 300 kilómetros (185 millas) sobre Dunedin, Nueva Zelanda. Los datos satelitales mostraron que la aparición del arco coincidió con una fuerte tormenta geomagnética, una lluvia de partículas solares cargadas en la atmósfera superior de la Tierra, que duró aproximadamente media hora.

A medida que la tormenta amainaba, el arco rojo gradualmente dio paso a la raya malva característica de STEVE, que atravesó el cielo casi exactamente en el mismo lugar. Justo antes de que STEVE se desvaneciera, la estructura de la valla verde brilló a la vista. Según los investigadores, esta es la primera aparición registrada de las tres estructuras que aparecen juntas en el cielo, una tras otra, lo que posiblemente revele nuevas pistas sobre la formación y evolución de STEVE.

Estos fenómenos son distintos de las auroras, ya que sus firmas ópticas parecen ser provocadas por energía térmica y cinética extrema en la atmósfera de la Tierra, en lugar de ser producidas por partículas energéticas que caen en nuestra atmósfera”, escribieron los investigadores en el nuevo estudio.

Las observaciones satelitales del evento sugieren que la tormenta geomagnética de la noche puede haber jugado un papel clave en este desfile de luces del cielo.

Durante la tormenta, un chorro rápido de partículas cargadas apareció junto al arco rojo SAR, escribieron los investigadores. Conocidas como deriva de iones subaurorales (SAID), estas corrientes de partículas calientes y rápidas suelen aparecer en la zona subauroral del cielo durante las tormentas geomagnéticas. Las observaciones satelitales también mostraron que el calor y la velocidad de la corriente se intensificaron cuando STEVE apareció unos 30 minutos después.

Según los investigadores, un “mecanismo de generación plausible” para STEVE podría ser la interacción entre estas corrientes de iones de rápido movimiento y las moléculas de nitrógeno en la zona subauroral; cuando las partículas cargadas y calientes chocan contra las moléculas de nitrógeno, las moléculas se excitan y emiten una luz malva para quemar su energía extra.

El nuevo estudio ilumina partes del misterioso fenómeno, pero se necesitan más observaciones de STEVE, tanto de científicos ciudadanos como de investigadores profesionales, para precisar aún más esta teoría.

Suscríbete a nuestro Boletín Semanal


Deja un comentario