El suelo marciano podría usarse para imprimir piezas 3D de cohetes en Marte

Un objetivo de la exploración espacial es la utilización de recursos in situ, trayendo muy poco de la Tierra y usando lo que pueda encontrar en la luna, el planeta o el asteroide que está visitando. Muchos investigadores están tratando de descubrir cómo fabricar materiales en Marte y un nuevo estudio ha encontrado una manera de crear una aleación de titanio que emplea regolito marciano, el suelo del Planeta Rojo.

Como se informó en el International Journal of Applied Ceramic Technology, el equipo usó el regolito solo para crear cerámica y también lo mezcló con una aleación de titanio, aluminio y vanadio. Esta aleación es conocida por su fuerza y ​​resistencia a la corrosión..

La creación de cerámica de 100% de regolito no fue exactamente exitosa. Tienden a agrietarse cuando se enfrían y, aunque no son útiles como material de construcción, se pueden emplear como un revestimiento que ofrece protección contra la oxidación (herrumbre) y tal vez incluso amortiguar la radiación. Marte no tiene campo magnético, por lo que hay menos protección contra el viento solar y los rayos cósmicos.

Pero el regolito se puede usar para hacer un material bastante resistente. Cuando se mezcló una pequeña fracción del regolito (5%) con la aleación de titanio, el equipo descubrió que mejoraba drásticamente las propiedades del material y lo hacía mucho más liviano.

“Le brinda un material mejor, de mayor resistencia y dureza, por lo que puede funcionar significativamente mejor en algunas aplicaciones”

Amit Bandyopadhyay, autor de la investigación de la Universidad Estatal de Washington.

El equipo creó una mezcla impresa en 3D al fundir la aleación a más de 2000 °C y agregar el suelo simulado. Luego, la mezcla fluyó hacia una plataforma móvil que permitió a los investigadores imprimir objetos de tamaño y forma específicos.

El enfoque aún requiere una gran cantidad de material que debe traerse de la Tierra, pero como dice el equipo, es un comienzo. El trabajo futuro podría ser capaz de crear materiales compuestos aún mejores y emplear técnicas de impresión 3D más eficientes.

“Esto establece que es posible, y tal vez deberíamos pensar en esta dirección porque no se trata solo de fabricar piezas de plástico que son débiles, sino piezas compuestas de metal y cerámica que son fuertes y se pueden usar para cualquier tipo de pieza estructural”

Amit Bandyopadhyay, autor de la investigación de la Universidad Estatal de Washington.

Suscríbete a nuestro Boletín Semanal