En Holanda convierten paradas de autobús en jardines para abejas

Las paradas de autobús ecológicas garantizan una ciudad preparada para el futuro.

Para preservar la vida en el planeta las abejas juegan un rol fundamental. Al estar a cargo de la polinización de las flores, estos insectos garantizan la reproducción de las especies. Consciente de ello y de que están en peligro, la ciudad de Utrecht, en Holanda, decidieron hacer de sus paradas de autobuses espacios para salvarlas.

Los techos de las 320 paradas de transporte público fueron habilitados como jardín, donde sembraron césped y las plantas preferidas por las abejas. El objetivo es que tengan un lugar de descanso, pero que además sigan polinizando.

Actualmente, las abejas están desapareciendo a un ritmo alarmante. Es una situación preocupante, ya que estos polinizadores son cruciales para el crecimiento de los cultivos.

Holanda ha decidido actuar y ayudar a las abejas y al cuidado del medio ambiente. Utrecht convirtió 316 paradas de buses en refugios para abejas, abejas melíferas, abejorros y muchos otros insectos.

Con la implantación de estas ecológicas paradas, Utrecht da un nuevo paso adelante en favor de la biodiversidad y cumple con sus objetivos de sostenibilidad, entre los que está ir cambiando su flota de vehículos que emiten CO2 por otros con motores eléctricos no contaminantes.

Ciudad eco amigable

Los habitantes de Utrecht difundieron, orgullosos, los novedosos jardines urbanos, que adornan su ciudad y contribuyen con la preservación de estos insectos. Además las estructuras cuentan con tecnología que la hace menos contaminante: 96 paradas tienen paneles solares, que alimentan las pantallas digitales que tienen.

Pero además están equipadas de luces led, de bajo consumo, y los bancos están hechos con bambú. Además, su mantenimiento es realizado por un equipo de trabajadores, que conducen vehículos eléctricos. De este modo, todo lo que rodea al proyecto es sustentable.

Política pública en Holanda

Este proyecto, las paradas para abejas, es parte de las políticas que desarrollan las autoridades de la ciudad holandesa para ser completamente amigable con el ambiente. A finales de 2019, instalaron una valla publicitaria apta para abejas, que se ha convertido en un hotel para ellas.

Pero además los residentes de Utrecht también podrán crear sitios de descanso para los insectos en sus casas. Para ello, el gobierno local les ofrece los fondos necesarios para adaptar sus techos en grandes jardines urbanos.

 

Fuente 1 / Fuente 2

 

Suscríbete a nuestro Boletín Semanal