Bebé nace con “cola humana de 12 cm” y sorprende a médicos del mundo

Los médicos que atendieron el caso quedaron impactados con lo que ocurrió en el nacimiento del menor.

Un bebé en Brasil nació con una cola humana “verdadera” de 12 centímetros de largo (5 pulgadas), que son extremadamente raras con solo 40 casos reportados en la literatura científica. El nuevo caso se describe en el Journal of Pediatric Case Reports .

El niño, que se ha mantenido en el anonimato en el informe, nació prematuramente pero sin otras complicaciones. En el examen, se encontró ictericia y tenía un “apéndice fibroelástico redondeado de aproximadamente 4 centímetros en su diámetro mayor, sostenido por un cordón fibroso de 12 centímetros en la región lumbosacra paravertebral izquierda”, escriben los médicos en el informe. En términos sencillos, una cola. El recién nacido fue examinado por otras posibles alteraciones sistémicas, ninguna de las cuales fue revelada durante una ecografía.

content-1636471451-mosaic1.jpg

Las colas de los humanos se clasifican en colas “verdaderas” o “pseudocolas”.

“Las pseudocolas son protuberancias compuestas básicamente de tejido adiposo o cartilaginoso y la presencia de elementos óseos”, informa el equipo. “Las colas humanas verdaderas son muy raras, con aproximadamente 40 casos reportados en la literatura”.

Las colas “verdaderas” o “reales” se refieren a las colas embrionarias que permanecen hasta el nacimiento. En el desarrollo habitual, los embriones forman una pequeña cola alrededor de las cuatro semanas, que luego son absorbidas por los glóbulos blancos entre las seis y las 12 semanas .

Un embrión en la séptima semana de desarrollo, con una cola claramente visible. Crédito de la imagen: Ed Uthman / Flickr ( CC by 2.0 )
En casos increíblemente raros como este, los glóbulos blancos no descomponen la cola y permanece cuando el feto llega a término.

Aunque el equipo eliminó la cola sin complicaciones, las colas “verdaderas” a menudo contienen tejido muscular y pueden ( en algunos casos ) ser retorcidas o incluso rizadas por su humano.

content-1636471468-mosaic2.jpg
Una mejor mirada a la cola. Crédito de la imagen: Forte et al., Journal of Pediatric Surgery Case Reports, 2021 ( CC por 4.0 )
Antes de que le quitaran la cola, el equipo investigó otras condiciones potenciales que podrían estar presentes en el niño.

“Debido al origen ectodérmico común entre la piel y el sistema nervioso central, es fundamental que el pediatra o el cirujano pediatra investiguen la presencia de disrafismo espinal oculto en pacientes con sospecha de lesiones cutáneas, ya que pueden ser la única anomalía visible y diagnóstico precoz. puede prevenir la evolución a cambios neurológicos severos “, escribió el equipo.

La espina bífida a menudo se asocia con tener una cola verdadera, pero se descubrió que este bebé no tiene otras afecciones. El equipo no presentó la causa de la cola, aunque señalaron que la madre fue tratada con cefalosporina de primera generación por una infección del tracto urinario y continuó fumando 10 cigarrillos al día durante el embarazo.

Informe médico del bebé

Después de que le quitaron la cola, el equipo no informó de más problemas para el niño y estaba perfectamente sano. Entre las explicaciones se resalta lo expuesto por Humberto Forte, pediatra residente que participó en el procedimiento al recién nacido. Estas fueron sus primeras observaciones, las cuales detalló en diálogo con el diario O Povo.

“Los apéndices cutáneos lumbosacros y otras lesiones cutáneas son un importante indicio de afectación del sistema nervioso. Después del análisis clínico y los exámenes de imagen, no identificamos ningún componente neurológico. Esto hizo menos compleja la cirugía de remoción. Aún no hay una causa concreta definida. La teoría más aceptada es una alteración en la regresión de la cola embrionaria que todos tenemos durante nuestra fase de desarrollo. Sin embargo, aún no se ha definido la etiología de la alteración”, concluyó.

Este tipo de casos pueden ser observados por el personal médico durante las semanas de gestación. Para poder encontrar una anomalía de esta naturaleza se necesita realizar una ecografía de calidad (USG).

 

Fuente 1  / Fuente 2

Suscríbete a nuestro Boletín Semanal